Seguro que en alguna ocasión te has preguntado si tu perro puede comer fruta, y en este caso, qué tipo de fruta es conveniente que le podamos o no dar. Si es así, efectivamente estás en lo cierto, los perros no es que puedan, es que deben comer también fruta porque les aportan multitud de nutrientes y vitaminas beneficiosas para su salud. Pero ojo porque no todo vale. Existen diferentes frutas y alimentos vegetales que sí que son adecuadas si se consumen de forma complementaria (no como alimento principal), pero no todas las frutas son adecuadas, ya que algunas que para los humanos sí que son beneficiosas para ellos pueden resultar tóxicas para su organismo, perjudicando así su salud. Además, en algunos casos no se muestran síntomas aparentes de estas intoxicaciones a corto plazo.

Además, la fruta no sólo beneficia a los perros adultos, sino también a los cachorros ya que con ella obtienen un extra de vitaminas y nutrientes para su desarrollo físico y mental para que puedan crecer fuertes y sanos.

Las frutas que pueden comer

Las mejores frutas para los perros son las manzanas y peras, las consideradas como frutas básicas. Ambas tienen mucha fibra y agua, y además son suaves y fáciles de digerir. Generalmente son frutas que les encantan a los perros, y deben consumirlas siempre sin semillas.

Las fresas también son un alimento saludable para los perros, y además no les aporta mucha azúcar. De 2 a 6 fresas es suficiente, según la talla de tu mascota.

La mandarina es otra fruta que ayuda a su tránsito intestinal por su contenido en fibra, además de ayudar al desarrollo y salud de sus músculos y huesos por las proteínas y calcio que aportan.

Las moras azules son también excelentes frutas para perros. Dale de dos a seis piezas solamente, para no mal acostumbrarlo.

Las frutas tropicales son también beneficiosas para nuestros perros porque son buenas fuentes de vitaminas hidrosolubles, especialmente de vitamina C. La papaya (que es blanca y muy fácil de digerir), el mango (que tiene vitamina A, beneficiosa para el pelo y la piel) o el kiwi, entre una y tres rodajas delgadas, son las frutas más saludables para un perro.

La sandía también es muy recomendable ya que es una manera de hidratarles en verano por el gran porcentaje de agua que contiene. Puedes darle de 2 a 6 cubitos sin semillas, ya que estas son dañinas para su salud.

Con moderación, la piña (que contiene vitamina C, B1 y B6, una gran cantidad de agua y es una fuente natural de fibra), el plátano (mejor para un perro ya acostumbrado a comer fruta) y el melón (siempre en cantidades pequeñas) también son frutas saludables para nuestras mascotas. Son frutas con un mayor contenido en fructosa (azúcar), por lo que debemos ser más cautos.

TODAS LAS FRUTAS DEBEN INGERIRSE SIEMPRE SIN SEMILLAS.

Las frutas que no pueden comer

Debemos prestar especial atención a determinadas frutas que, si bien para las personas son inofensivas, pueden resultar tóxicas para los perros.

Las uvas (y las pasas) no tienen efectos negativos visibles en el perro pero son altamente indigestas y pueden ocasionarles graves problemas renales a largo plazo.

Aunque la naranja se la podemos dar de vez en cuando, es una fruta que por su acidez puede sentarle mal y causarle diarrea. Si la quieres incluir en su dieta, prueba en cantidades pequeñas y comprueba si la digiere bien, pero siempre con moderación.

El aguacate también es un alimento indigesto para los perros, ya que contiene pepsina, una sustancia tóxica para algunas especies.

Ten en cuenta que lo más común es que los perros se traguen los huesos de la fruta si no los apartamos y tiramos previamente. Algunos huesos pueden digerirse en el intestino y convertirse en un compuesto llamado amigdalina, un precursor del cianuro que en pocas cantidades no es peligroso pero que a medida que aumenta puede provocar problemas muy graves en la salud de las mascotas.