La Oruga Procesionaria del pino es la plaga más importante entre los pinares mediterráneos. Su nombre es debido a que los insectos se desplazan de manera grupal o en forma de procesión.

En esta época es más común debido a que las temperaturas suben, aunque debido al cambio climático, estos insectos aparecen en otras épocas del año que no corresponden a su ciclo biológico.

La oruga procesionaria está ampliamente extendida por toda España y puede llegar a ocasionar un importante impacto sanitario y medioambiental.

¿Por qué es tan peligrosa?

Esta especie es una amenaza ya que tiene la capacidad de destruir los árboles donde anida, y supone un peligro para los seres humanos, además de a animales. De hecho, genera fuertes reacciones, entre ellas: dermatitis, lesiones oculares, urticarias y reacciones alérgicas, entre otras.

Este riesgo se incrementa en el caso de las mascotas, especialmente de los perros, que pueden llegar a ingerir procesionarias provocando necrosis de lengua y garganta, y llegando incluso a ocasionarles la muerte.

Ni siquiera es necesario el contacto directo con las orugas, ya que cuando estas se sienten amenazadas o en peligro lanzan al aire sus vellosidades urticantes, como si de «dardos envenenados» se tratase.

Por ello, es muy importante cuidarnos de estas orugas ya que «las procesionarias pueden encontrarse en sitios por los que paseamos de forma frecuente».

Cómo saber si a mi perro le ha picado una oruga procesionaria

Los efectos en los perros son parecidos a los que se dan en las personas. Si tu mascota entra en contacto con los pelos de una oruga procesionaria hay que acudir de inmediato al veterinario, pues supone un riesgo bastante importante, entre ellos un shock alérgico. Los síntomas y la intensidad de estos varían según el perro.

Síntomas de la picadura de la oruga procesionaria

  • Las reacciones del contacto con esta oruga suelen aparecer en las zonas más desprotegidas, es decir, las que no están cubiertas por el pelaje. La cabeza suele ser el área más afectada. Se puede crear una inflamación en el hocico que puede extenderse por toda la zona.
  • Si tu perro ha tragado alguno de los pelos de la oruga pueden aparecer problemas digestivos como vómitos.
  • La inhalación de los pelos puede causar reacciones alérgicas en las vías respiratorias.
  • Al entrar en contacto con los ojos puede desarrollar conjuntivitis.
  • Otros síntomas de contacto con la oruga procesionaria que pueden aparecer son fiebre, fatiga o daños de la mucosa.

En caso de una picadura de la oruga procesionaria lo que debes de hacer es mantener la calma, eliminar los pelos urticantes de la oruga sin tocarlos directamente (para ello recomendamos el uso de guantes protectores o con un chorro de agua abundante) y evitar que tu mascota se lama las patas o pelaje. Seguidamente, acude inmediatamente a un veterinario para prevenir futuras reacciones y proporcionar un tratamiento en caso de que sea necesario.