Los cuidados médicos y la atención que se les proporcionan y prestan a nuestros animales de compañía han evolucionado notablemente en los últimos años, de manera paralela a como lo ha hecho nuestra sociedad y nuestra sensibilidad hacia ellos. Nuestro comportamiento habitual era acudir al especialista veterinario cuando nuestra mascota se ponía enferma, para actuar directamente sobre la dolencia, para curar. Y siempre habíamos dejado de lado la parte más preventiva hacia su salud.

Los primeros avances importantes tienen lugar hace varias décadas cuando se comienza con la vacunación y desparasitación de nuestros animales, algo que se convirtió en rutinario hasta ser hoy una actuación que prácticamente nadie obvia. Una actuación que sin duda ayudó a disminuir la mortalidad de perros y gatos y la transmisión de enfermedades a personas.

En la actualidad, perros, gatos y otros animales de compañía son como cualquier miembro más de la familia, y reciben las atenciones y cuidados propios que reciban las personas. En esa labor preventiva, previa a la curación, es donde se sitúan los llamados planes de salud para nuestros animales.

Qué son los planes de salud

Podríamos definir los planes de salud para nuestras mascotas como el paquete de productos y servicios que incluyen las acciones de medicina preventiva necesarias para evitar enfermedades y para detectar de manera rápida la aparición de éstas, con un coste que será más económico que si se hiciera de modo individual, así como descuentos en otros productos y servicios.

La prevención y la seguridad son los principales beneficios a la hora de contar con un plan de salud para nuestros perros y/o gatos. En cuanto a la prevención, la principal baza son las vacunas y antiparasitarios, pero, además de ello, con estos planes de salud también recibiremos consejos sobre la mejor alimentación para nuestro animal, cómo educarlo para que tenga un comportamiento equilibrado, y todo lo que tenga que ver con su bienestar. Respecto a la seguridad, al acudir de una manera mucho más regular a la clínica, nuestra mascota estará mucho más controlada, detectando cualquier problema de forma precoz. Esto permitirá que pueda implantarse antes cualquier tratamiento, y que las posibilidades de curación se vean muy aumentadas. Las coberturas son extensas y el asesoramiento, además, personalizado, adaptándose a las necesidades específicas de nuestro animal.

Servicios adicionales: el corte de pelo

Uno de estos servicios especiales es el corte de pelo. Hay que tener en cuenta que cuando empiezan las altas temperaturas afloran los parásitos, y estos se adhieren con mayor facilidad al pelaje cuando está largo. También hay que tener en cuenta que cortarlo demasiado puede ser perjudicial para la mascota, ya que en algunas razas actúa como un protector solar (en todas, el pelo siempre es protector, no hay que rapar a los animales). De hecho, hay expertos que consideran que el corte de pelo es innecesario ya que el pelo canino es su mayor protección en contra de todas las posibles amenazas del exterior, así que si le privamos de ella podemos dejarlo más vulnerable a diversas enfermedades e incluso a quemaduras.

Por ello, para los perros de pelo corto no es necesario el corte ya que se trata de una capa que les protege del frío y de la radiación. Y para los de pelaje largo o abundante, es recomendable al menos una visita anual para recortar y deslanar.

En este servicio de peluquería, por ejemplo, hay planes de salud que incluyen una cobertura de entre el 5% y el 10% de descuento, como en el Salón de belleza de Tiendanimal.

Beneficios para nosotros

Contar con un plan de salud para nuestro perro o gato conlleva, también para nosotros, una serie de beneficios a tener en cuenta.

Por un lado, la tranquilidad de que nuestro animal va a estar mucho más controlado y vigilado, contribuyendo a una mejora de su salud, bienestar y de su esperanza de vida.

De igual manera, la comodidad que nos otorga el saber que la clínica se ocupa de todo para garantizar las mejores condiciones para nuestra mascota.

Y, por último, el beneficio económico, ya que las condiciones son mucho más ventajosas que si tuviéramos que acudir en las mismas ocasiones a la clínica sin contar con un plan. Y además por las comodidades de poder fraccionar pago, domiciliarlo y contar con descuentos especiales para distintos productos y servicios adicionales que nos interesen.

 

Aprovecha ahora la oportunidad