Debido a las altas temperaturas y al confinamiento acontecido por el COVID-19, las espigas están secas, sin cortar y desprendiéndose.  Estos elementos vegetales pueden llegar a ser muy molestos para nuestros peludos, ya que suelen introducirse en orificios corporales y provocar infección, dolor e inflamación. Por su conformación en forma de flecha, la espiga que entra acostumbra a ir hacia delante, nunca retrocede.

Dependiendo de donde se introduzcan, los síntomas son diversos, pero tienen en común la agudeza de los mismos y el malestar que producen:

  • BOCA: el perro babea, se rasca el morro e incluso puede llegar a toser y vomitar, por picor en la garganta o en la boca del estómago.
  • NARIZ: es una zona muy vascularizada e inervada, por tanto, la espiga estimula el reflejo de estornudar y produce sangrados (normalmente en el orificio por donde ha entrado).
  • OJOS: una de las zonas más peligrosas, ya que a las úlceras corneales (heridas en el tejido más superficial del ojo) les cuesta mucho cicatrizar y son muy molestas y dolorosas. El perro suele cerrar el ojo y restregarse contra el sofá y las paredes.
  • OÍDOS: sobretodo se ven afectados perros de orejas caídas, pelo largo y/o rizado. Nuestro compañero sacudirá mucho la cabeza, de forma repentina y muy insistentemente.
  • ENTRE LOS DEDOS: es la zona donde cuesta más localizar y extraer la espiga, ya que muchas veces se ve el orificio pero no el causante.  El perro puede mostrar cojera, se lamerá mucho la pata afectada y puede, incluso, estar más decaído.

En muchos casos, el veterinario necesitará sedar al perro para poder introducir el otoscopio, endoscopio o alguna herramienta de exploración con la finalidad de buscar y extraer la molesta espiga, antes de que esta provoque más estragos.

La recomendación de nuestro equipo es inspeccionar al perro siempre que se pasee por zonas de campo y espigas, ya que podemos ahorrarnos muchos disgustos. Y ante cualquier duda, ¡acudir cuanto antes al veterinario!

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar