Los análisis de sangre son fundamentales a la hora de diagnosticar y tratar una amplia variedad de enfermedades, ya que permiten obtener mucha información en poco tiempo.

Es una prueba rutinaria que, junto con un examen físico completo y un análisis de orina forman parte de un programa eficaz para el cuidado y la prevención de enfermedades en animales.  

Los resultados dan a conocer el estado de salud del animal, permitiendo al veterinario recomendar el mejor tratamiento para prevenir o controlar el progreso de algunas enfermedades. La muestra se suele tomar de la pata delantera (vena cefálica), pero en algunos casos, se puede extraer de las patas traseras (vena safena) o el cuello (vena yugular).

Se recomienda realizar un chequeo completo que incluya análisis de sangre y orina una vez al año, ya que estas revisiones permiten la detección temprana de algunas afecciones comunes.

¿Cómo interpretar los datos de un análisis de sangre?

Los resultados de la analítica van a estar divididas en varias secciones:

  1. El hemograma, es la parte donde encontramos los glóbulos rojos, blancos y las plaquetas.
  • Los glóbulos rojos transportan el oxígeno por la sangre y su disminución indica anemia en los perros. La proteína que se encarga de transportar el oxigeno se denomina hemoglobina y el valor que muestra la densidad de glóbulos rojos en sangre se llama hematocrito.
  • Los glóbulos blancos o leucocitos se encargan de la defensa del organismo frente a agentes internos y externos tales como patógenos o alérgenos. Un aumento puede confirmar que el perro sufre alguna infección, alergia, proceso inflamatorio, etc.
  • Las plaquetas, en número elevado propician la aparición de trombos y en bajo número se relaciona con problemas de coagulación y hemorragias.
  • También se estudia la morfología celular, con la que se observa si hay alteraciones en la forma y tamaño de las células sanguíneas.

2. La bioquímica, nos proporciona información sobre el estado de los órganos del animal a través de la observación de determinados parámetros como:

  • Glucosa: este parámetro muestra el nivel de azúcar en sangre. Un nivel bajo produce debilidad o convulsiones, mientras que un nivel alto es un signo muy indicativo de diabetes, aunque puede ser debido a estrés, enfermedades inflamatorias, tratamientos farmacológicos o tumores.
  • Proteínas: es un parámetro que junto con el resto de la analítica proporciona información importante. Un nivel alto de esta sustancia puede significar deshidratación, inflamación, infección o neoplasia, entre otras causas.
  • Urea: es una sustancia que se forma a partir de los desechos de las proteínas y que se elimina a través de los riñones. Un aumento de esta sustancia en sangre significa que el animal sufre alteraciones renales, digestivas o de la dieta.
  • Bilirrubina: es una sustancia de desecho que se forma, principalmente, a partir de la rotura de los glóbulos rojos. Su eliminación corresponde al hígado. Un aumento de esta sustancia puede deberse a una mala eliminación lo que indicaría problemas en el hígado, aunque también puede deberse a la destrucción inusual a gran velocidad de los glóbulos rojos, lo que indica una anemia hemolítica.
  • Creatinina: niveles altos de esta sustancia en sangre determinan una insuficiencia renal.
  • ALT y AST: son valores que están relacionados con el hígado. En cantidades elevadas indica problemas hepáticos.

Es importante señalar que los resultados de los análisis de sangre deben interpretarse en su conjunto y teniendo en cuenta el historial clínico del animal.

El análisis del aumento o disminución de varios valores puede proporcionarnos información más detallada o distinta que el análisis de los valores de forma individual, por ello es el veterinario quien debe estudiarlos.

Los parámetros expuestos son los básicos que podemos encontrar en un análisis de sangre, pero el veterinario puede solicitar al laboratorio los resultados de otros valores que faciliten un diagnostico más preciso como:

El calcio, que en grandes dosis puede indicar la presencia de tumores, intoxicación por determinados raticidas, micosis sistémica, exceso de suplementación con vitamina D.

El fósforo, si presenta alteraciones indica problemas renales, lesiones por aplastamiento, cetoacidosis diabética, etc.

La fructosamina, que nos permite confirmar los casos de diabetes.

Los resultados de los análisis pueden informar que el perro padece ciertas patologías, pero no siempre dan un diagnóstico definitivo, ni indican la gravedad. Por lo que siempre tiene que ser el veterinario el que, a través de la valoración conjunta de los resultados de la analítica, el examen físico y el historial clínico del animal elabore un diagnostico para prescribir el tratamiento más adecuado.

Se repetirán periódicamente analíticas para llevar un seguimiento sobre los avances del tratamiento prescrito.

El mejor tratamiento es la prevención, por lo que se recomienda realizar análisis de sangre anuales a los animales para chequear su estado de salud.

Mejora la calidad de vida de tu perro realizando chequeos periódicos:

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar