Eliminar las garrapatas de un perro es una de las situaciones que más preocupa a los dueños de estos animales. No sólo por el daño que pueden causar a nuestro animal, sino porque quienes convivan con los perros también se pueden ver afectados ya que las garrapatas transmiten enfermedades. Por eso, es importante saber qué son las garrapatas, cómo prevenirlas y cómo eliminarlas.

En efecto, las garrapatas son parásitos y como tales son dañinos y peligrosos para nuestros perros. Estamos hablando de que una picadura de estos parásitos puede transmitir numerosas enfermedades y, en casos extremos, al alimentarse de su sangre, hasta causar la muerte a nuestras mascotas.

Remedios naturales para prevenirlas

Existen en el mercado distintos productos para mantenerlas alejadas de nuestros perros, tales como baños regulares con agua y jabón especial antiparasitarios, aerosoles, pipetas y collares.
Mejor no incluir remedios caseros, desde el punto de vista veterinario es mejor pautar métodos antiparasitarios o sprays antiparasitarios ya que los remedios caseros, aunque se haya probado su efectividad en muchas ocasiones por la comunidad, en Clinicanimal, y como veterinarios, siempre tenemos que argumentar el tratamiento en estudios certificados.

Cómo quitar una garrapata

Quitar una garrapata es fácil si se hace de manera correcta y con cuidado pero, en el caso de que el animal tenga un gran número de garrapatas, lo ideal es que acudas a tu veterinario para que pueda extraerlas, comprobando que el parásito o los parásitos, están totalmente eliminados, para posteriormente realizarle un chequeo y comprobar que su estado de salud es el correcto. En el caso de que decidas extraerla tú y no lo realices correctamente, puede resultar muy peligroso porque la cabeza puede quedarse dentro de la piel del animal y provocarle una grave infección.

Lo primero que debemos hacer es explorar al perro y localizar todas las garrapatas que tenga porque, aunque suelen alojarse en las orejas y alrededores, pueden hacerlo en cualquier zona del cuerpo. Ten en cuenta que suelen introducir la cabeza en la piel del animal de manera inclinada, así que debéis fijaros hacia donde están clavadas porque tendremos que tirar en sentido contrario. Así, arrancaremos también su cabeza evitando que se quede dentro.

Para ello sigue estos sencillos pasos:

  • Primero, tumba a tu perro en una posición cómoda y, si es necesario, buscad a alguien para que os ayude a sujetarlo. Y en una zona bien iluminada para ver bien la disposición de la garrapata.
  • Aunque podamos quitar las garrapatas con las manos, es recomendable utilizar pinzas especiales evitando así el contacto y eludiendo posibles contagios de enfermedades.
  • Después, observa el ángulo en el que esté clavada y según esté hay que agarrarla con las pinzas a la altura de su cabeza, lo más pegado posible a la piel de tu perro. A continuación tira de las pinzas suavemente hacia atrás en el mismo ángulo para extraer la cabeza.
  • Una vez hayáis arrancado la garrapata de la piel del perro, hay que acabar con ella. Esto es muy importante, de lo contrario acabará buscando y volviendo inevitablemente a tu mascota.
  • Por último, cura las heridas que haya provocado en su piel. Lava primero la herida con agua y jabón y, después, utiliza una gasa empapada en yodo.

Enfermedades que provocan las garrapatas en tu perro

Las más destacadas son las siguientes:

  • Anaplasmosis: provoca síntomas parecidos a la gripe y el efecto principal de esta patología es la fiebre alta. También provoca diarrea, vómitos, parálisis en las articulaciones e inflamación.
  • Hepatozoonosis: fiebre, diarrea, anemia, dolor corporal generalizado y problemas de motricidad son sus síntomas.
  • Enfermedad de Lyme: es la patología más habitual y se caracteriza por provocar fiebre e inflamación en las articulaciones. Es posible que nuestro perro pierda el apetito.
  • Babesiosis: esta enfermedad ocasiona anemia gradual en el animal acompañada de fiebre e ictericia.
  • Estado de parálisis: las garrapatas también pueden provocar un estado de parálisis local, pudiendo llegar a causar gran debilidad e incluso extenderse a todo el cuerpo.

Desde luego, las garrapatas son uno de los principales enemigos de nuestros perros. Pero en caso de tener que pasar por la experiencia, consulta con tu veterinario y sigue estos consejos.