Las bajas temperaturas suponen un verdadero reto en la supervivencia de muchos animales. Muchos animales salvajes han conseguido adaptarse para sobrevivir a este reto. Los osos polares, los pingüinos, los renos o las ballenas son un ejemplo de adaptación a las bajas temperaturas. Sin embargo, las mascotas con las que convivimos pueden enfermar si las exponemos al frio de forma prolongada.

¿Qué mascotas toleran mejor el frío?

Algunas razas de perros han conseguido adaptarse a las bajas temperaturas de manera natural. Por lo general, las razas que presentan doble capa de pelo (Samoyedo, Pastor Alemán, Border Collie, Chow-Chow, etc.) toleran mejor las bajas temperaturas. Las mascotas que peor sobrellevan el frío son los cachorros, los animales ancianos y las mascotas de pelo corto.

Tampoco debemos olvidarnos de los roedores o los conejos. Este tipo de animales son especialmente sensibles a las bajas temperaturas y pueden sufrir hipotermia si no tomamos las precauciones oportunas.

¿Cómo podemos saber si nuestra mascota sufre de hipotermia?

En los casos más leves nuestra mascota podrá presentar temblores, encías pálidas, cansancio o pupilas dilatadas. En el caso de los roedores y conejos pueden presentar temblores, inactividad, orejas frías o rigidez de extremidades.

Si sospechamos que nuestra mascota puede sufrir hipotermia debemos:

-Aplicar una fuente de calor (bolsas de semillas, secador de pelo, bolsa de agua caliente) sobre el tronco de nuestra mascota. Para evitar dañar la piel de nuestra mascota deberemos proteger la zona a tratar con una manta o toalla.

-Colocar nuestra mascota en un lugar seco y cálido. Alejado de corrientes de aire.

-Si sospechamos de cualquiera de estos síntomas debemos acudir lo antes posible al veterinario.

¿Cómo debemos actuar durante épocas de frío?

Debemos limitar el tiempo de paseo en animales cachorros, ancianos o de pelo corto ya que estas mascotas son las más sensibles a las bajas temperaturas. Adicionalmente podemos proporcionarles ropa de abrigo para protegerles del frío.

También debemos proteger las almohadillas de nuestro perros usando una cera para almohadillas. Esta cera evitará que las almohadillas se agrieten o quemen por frío. 

En el caso de roedores y conejos, podemos colocar una manta o toalla sobre la jaula durante la noche para resguardarles frente a la bajada de temperaturas. Además, deberemos extremar la higiene durante las épocas de frío ya que el heno y el lecho tienden a humedecerse en épocas de frío. Además deberemos administrarles una alimentación completa y equilibrada que les ayude a mantener un buen estado de salud.

no dudes en pedir cita para tu mascota y realizar revisiones periodicas.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar