Los antiparasitarios son imprescindibles para proteger a nuestros animales de parásitos que pueden poner en riesgo su salud. Especialmente, es en sus primeros meses de vida cuando nuestras mascotas necesitan protegerse de esos agentes infecciosos oportunista, ya que su sistema inmune aun es inmaduro y es una etapa crucial para su crecimiento.

¿Cuál es el mejor antiparasitario para tu animal?

La respuesta a esta pregunta no se limita a una única opción. La mejor elección dependerá de su finalidad, de la raza de tu mascota, de su peso, su tamaño y otras cuestiones que sin duda tu veterinario tendrá en cuenta.

Una cuestión inicial importante es conocer que los parásitos pueden ser tanto externos (pulgas, garrapatas, piojos…etc.) como internos (gusanos y protozoos), y que existen diferentes productos en el mercado destinados a evitar que ambos tipos de parásitos ataquen a nuestras mascotas. Es decir, los tratamientos antiparasitarios no solo se reducen a los comprimidos y pastillas que actúan a nivel orgánico en las mascotas. Los externos, como collares, sprays y pipetas, también son de gran utilidad para mantener a nuestros animales fuera de peligro. Aquí os contamos y resumimos algunos de estos tratamientos y productos.

Antiparasitarios externos

Los antiparasitarios externos son aquellos que se administran directamente sobre la piel con el fin de que los componentes sean absorbidos por el animal y actúen como repelente para esos invitados no deseados. Algunos de los más destacados son:

Collar

Protege a nuestro animal de manera continua frente a pulgas, garrapatas, mosquitos, piojos y otros muchos parásitos. Son fáciles de poner, resistentes al agua y tienen una larga eficacia (el periodo de eficacia depende de la marca, normalmente va de 6-12 meses). Asimismo, se deben complementar con otro producto de desparasitación interna (actúan frente a parásitos diferentes, por lo que siempre es necesaria una desparasitación externa e interna).

Lo más recomendable es consultar con nuestro veterinario cuál es el tipo de collar que más se ajusta a las características y necesidades de nuestro perro o mascota.

Pipetas

Son unas ampollas con líquido que se aplican directamente en la piel de nuestra mascota para combatir amenazas concretas. Su efectividad es menos prolongada en el tiempo (unas cuatro semanas), pero pueden usarse tanto para prevención como para combatir la infestación en caso de que tu animal ya haya sido picado por algún parásito.

Sprays

Es un método rápido y eficaz cuando nuestra mascota ya está infestada. Es decir, no tiene un fin preventivo, sino curativo. Solo tenemos que aplicar una pequeña cantidad ahí donde hayamos localizado al parásito y este morirá en unas pocas horas. Está especialmente recomendado en cachorros, pues no entraña riesgos ni siquiera en los primeros días de vida.

Champús

Junto con los sprays, tiene un efecto más inmediato cuando nuestra mascota ya ha sido infestada. En el caso del champú, es muy práctico cuando no estamos totalmente seguros de dónde se localiza el parásito, porque con un lavado profundo conseguimos dos efectos, eliminar al parásito y prevenir de cara al futuro.

Antiparasitarios internos

De entre los internos, destacamos la suspensión líquida o la pastilla de desparasitación, que será la que le dará el veterinario a tu perro o a tu gato cada cierto tiempo. Mezclados con la comida o sin ella, son efectivos a partir de las pocas horas de administrarlos. Su eficacia puede alargarse de uno a tres meses, según el tipo de comprimido.

Es importante realizar este tipo de desparasitación para que nuestra mascota esté completamente sana y prevenida de cara al futuro, porque aparte de los parásitos externos, nuestro animal puede haber ingerido algo que le haya provocado parásitos intestinales, como lombrices, que también pueden llegar a afectar seriamente su salud.

Consejos y recomendaciones

Frente a estos tratamientos y productos es importante el antes, el durante y el después, por lo que aquí te recordamos una serie de consejos y recomendaciones que ayudarán a mitigar la llegada de los parásitos. Por ejemplo:

  • Recuerda que el antiparasitario es un método que debe emplearse todo el año y no solo en primavera y verano.
  • Cepíllale el pelo a menudo y revísalo tras los paseos.
  • Alterna dos tratamientos preventivos para combatir los parásitos. La pipeta y el collar antiparasitario puede ser una buena combinación junto a los antiparasitarios internos.
  • Mantén el entorno de la mascota limpio y desinfectado.
  • Realiza una revisión anual a tu perro y cumple con su calendario de vacunación y desparasitación.
  • Y, sobre todo, consulta cualquier tratamiento y producto con tu veterinario que, sin duda, te dará la mejor opción.