Vacaciones, ¿qué hago con mi mascota?

Llevamos todo el año trabajando y casi tres meses confinados en casa. Necesitamos desconectar, cambiar de aires, sentirnos en libertad. Llegan por fin las ansiadas vacaciones, pero ahora nos surge la duda: ¿qué hacemos con nuestra mascota? En este artículo vamos a intentar resolver algunas de vuestras dudas, centrándonos en perros y gatos, que siguen siendo los animales de compañía con mayor presencia en nuestros hogares.

¿Queremos que viaje con nosotros?

Lo primero que tenemos que decidir es si podemos y/o queremos que nuestra mascota viaje con nosotros. Debemos tener claro si donde vayamos a alojarnos permite la estancia de animales, si el medio de transporte que necesitamos para transportar a la mascota a nuestro destino, si estamos dispuestos a dedicar el tiempo que necesita el animal en nuestras vacaciones, además de todos los costes asociados, etc. Tampoco en todos los casos nuestro animal estará en plenas condiciones para viajar y quizás por edad, estado de salud o carácter, lo aconsejable sea buscar otra alternativa.

El perro es el animal de compañía que más dependencia tiene de sus dueños. No debemos dejarlos solos en casa, aunque solo sea para un fin de semana. Si es imposible viajar con él, lo más recomendable es dejarlo con una p

ersona de confianza (si lo es también para el animal, mucho mejor) o si no fuese posible, las residencias también pueden ser una buena opción. Es preciso elegirla bien, ir a las instalaciones y comprobar el estado de las mismas, los animales que allí se encuentran, la capacitación profesional del personal, etc. Si reciben los cuidados y el trato adecuados, corren y juegan, los propietarios encontrarán a sus mascotas felices y contentas a su vuelta.

En el caso de los gatos, salvo excepciones, la situación es radicalmente distinta. Los felinos son muy territoriales y les gusta estar en un lugar en el que sus feromonas estén bien distribuidas por el ambiente. Viajar con gatos siempre supone un estrés para ellos, así que lo ideal es que los dejemos en su hogar, con una persona de confianza que los visite habitualmente para comprobar que están bien. En cualquier caso, la personalidad del animal y la manera en la que lo hayas educado será clave a la hora de saber si puedes separarte de él o no.

A los gatos adultos o que ya se han quedado solos alguna vez, con que se les visite una vez cada uno o dos días es suficiente. En gatos geriátricos y cachorros lo ideal es que se les visite varias veces al día y que interactúen con ellos. Además, es importante dejarles juguetes para que se entretengan y cerrar todos los lugares en los que se podría meter y de los que, luego, les resultaría difícil salir, como por ejemplo armarios, cajones o baúles, para evitar que se queden atrapados.

Alimentación de tu mascota durante las vacaciones

En cuanto a la alimentación, haz que tu mascota pruebe los comederos y bebederos, automáticos o no, que tengas pensado dejarle durante tu ausencia. De esta manera, se acostumbrará y evitaremos el peligro de que no le guste comer o beber en ellos. En cuanto al bebedero, además, ten en cuenta que puede tirarlo sin querer y derramar el agua; por ello, lo ideal es poner varios puntos de acceso al agua para que no se quede sin ella ante cualquier “accidente”.

Limpieza de tu mascota durante las vacaciones

La limpieza del arenero, si vamos a estar uno o más días fuera de casa, es muy importante. Si el felino no encuentra un lugar con la suficiente higiene como para hacer sus necesidades, las retendrá hasta encontrarlo, lo que conlleva un gran riesgo de padecer infecciones de orina y problemas intestinales. Por ello, debemos repartir varios areneros por la casa en lugares que, previamente, hayamos comprobado que el animal acepta y que la persona que vaya a visitar al animal pueda limpiar, al menos, cada 2 días.

Por el contrario, si hemos decidido que vamos a viajar con nuestra mascota, es conveniente que nos informemos antes de salir de los requisitos sanitarios y administrativos que nos exigirán en el lugar de destino, como puede ser el

microchip, el pasaporte, la vacunación de la rabia, la desparasitación interna y/o externa, un certificado de salud, etc. Antes esto solo era indispensable en viajes internacionales, pero en la situación actual en la que nos encontramos, no está de más que nos informemos antes de viajar a otra comunidad autónoma de nuestro país, por si acaso.

Como ya hemos dicho, debemos asegurarnos de que en nuestro alojamiento permitan la presencia de animales de compañía y las condiciones para su alojamiento.

Seguridad y comodidad durante el viaje de nuestras mascotas

Hay que procurar que el viaje del animal sea lo más cómodo posible, independientemente del medio de transporte. El animal siempre tiene que viajar bien sujeto, idealmente dentro de un transportín de medidas adecuadas para que el animal se pueda incorporar y girarse, que garantice una buena ventilación y de materiales impermeables. Es bueno introducir empapadores para poder limpiarlo con facilidad en caso de defecaciones.

Sería ideal que, días antes del viaje, nuestra mascota vaya familiarizándose con el transportín, especialmente en caso de animales que se estresan en exceso al viajar o que se marean, que además podrían ser medicados bajo prescripción veterinaria con el fin de minimizar estos síntomas. El uso de feromonas sintéticas antes y durante el viaje también puede ayudar bastante.

El animal no debe viajar con el estómago lleno, pero tampoco tras un ayuno demasiado prolongado, aunque todo esto puede variar en función de su edad, tamaño, tiempo de viaje, necesidades de alimento, etc.

  • COCHE: el transportín debe ir en el suelo o en el maletero (siempre que esté bien ventilado), nunca encima del asiento sujeto con el cinturón. Los animales de mayor tamaño pueden viajar en el asiento trasero sujetos con un arnés al cinturón de seguridad o en separados con una rejilla del habitáculo en los vehículos que lo permitan. En el transcurso del viaje, es necesario parar aproximadamente cada dos horas para que el perro beba, haga sus necesidades, estire sus patas… y siempre bajarlo atado. Si debemos dejarle dentro del coche en una parada, debe ser el mínimo tiempo posible, en una zona de sombra y con las ventanillas bajadas para evitar el golpe de calor.
  • AVIÓN: debemos contactar con la compañía aérea con la que vamos a realizar el vuelo e informarnos sobre la existencia de restricciones respecto a determinadas razas y tamaños. Normalmente, el peso máximo para poder viajar en cabina son entre 7 y 10 kg, transportín incluido, aunque esto puede variar. Algunas compañías, además, exigen un certificado de salud emitido en los 10 días anteriores al viaje. Lo mejor es intentar elegir vuelos directos, evitando cambios de avión y preferiblemente, especialmente en épocas calurosas, escogiendo los primeros vuelos de la mañana o los últimos de la tarde, o los vuelos del mediodía en temporadas más frías. Os dejamos el enlace de la AITA sobre transporte de mascotas: https://www.iata.org/en/programs/cargo/live-animals/pets.
  • TREN: en España, los animales que no superen los 10 kilos de peso pueden viajar en los trenes de Renfe ya sean de Larga o Media Distancia, siempre dentro de su transportín. En trayectos internacionales, lo ideal es informarse con antelación.
  • BARCO: no existe una normativa específica sobre el transporte de mascotas en barcos de pasajeros, por lo que cada compañía aplica unas determinadas condiciones que debemos conocer con antelación.
  • AUTOBUSES DE LÍNEA: la mascota deberá ir en las bodegas del vehículo dentro de una jaula o de un transportín y, además, se recomienda que lleve bozal. Deberás presentarte quince minutos antes de la salida y colocar personalmente el animal allí donde te indique el conductor, por lo que no lo recomendamos especialmente.

 

Como siempre, desde Clinicanimal estamos a vuestra entera disposición para asesoraros y proveeros de todo lo necesario para que las vacaciones sean felices para toda la familia al completo.

Artículo de Jose Plenilunio

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar