Tu perro se hace mayor, tal vez algo de esto te suene tristemente familiar.

Solías salir con él a dar largos paseos y jugar durante muchas horas, tu amigo peludo solía saltar los obstáculos y ser muy activo, pero ahora esto ha cambiado.

El tiempo de juego se ha reducido, tiene problemas para entrar y salir de los coches. Todo parece provocarle malestar, desde subir escaleras hasta acurrucarse en el sofá.

¿Son estos signos reveladores de que tu perro podría tener artrosis?

Uno de cada 5 perros adultos en el país tiene artrosis. La artrosis es habitual entre los perros más viejos, sin embargo no es necesariamente exclusiva de los animales ancianos.
Tampoco depende del tamaño del animal, aunque mucho tiene que ver la genética. Siendo cierto que las razas grandes son más propensas a la displasia de codo y cadera, las razas pequeñas son más propensas a la luxación de rótula y la enfermedad de Legg-Calvé-Perthes (LCPD).

De hecho, el primer grupo puede comenzar a mostrar síntomas con uno o dos años de edad. Aunque a veces, no vemos signos clínicos hasta los siete años o más, cuando el deterioro de las articulaciones y la artrosis han comenzado.

 Independientemente de la etapa de la vida de la mascota, el estar familiarizado con los signos de artrosis en los perros da como resultado una intervención más rápida que conduce a una mejor calidad de vida de tu mascota.

¿Cómo detectar posibles signos de artrosis en tu perro?

  1. Aversión a la actividad
    Algunos dueños de mascotas pueden atribuir esto simplemente a la vejez, pero puede ser uno de los signos de artrosis en los perros.
    La renuncia general a caminar, hacer ejercicio, levantarse y/o reclinarse puede ser un síntoma clave de artrosis en los perros.
  2. Irritabilidad
    La mayoría de los cachorros y los perros más jóvenes tienden a ser bastante felices. Pero si la artrosis comienza a afectar a las articulaciones, tu perro podría mostrarse un poco irritable.
    Los perros con artrosis pueden gruñir, ladrar, incluso evitarte o morder cuando intentas acariciarlos, y lo que están comunicando es angustia física, no falta de afecto por ti.
  3. Cambios de postura / movilidad
    No es sorprendente que la cojera se encuentre entre los signos de la artrosis en los perros. Los caninos con artrosis de espalda o cuello pueden incluso tratar de encorvarse, mantener la cabeza en ángulos extraños o sentarse mientras comen y beben.
  4. Evitar las caricias
    Nuestros cachorros pueden no entender de dónde viene su dolor, pero harán cualquier cosa para evitarlo, incluso alejarse del contacto directo con los humanos que más aman.

Reconozco algún síntoma. ¿Ahora qué hago?

Recuerda, todas estas pistas pueden representar signos de artrosis en perros, aunque también podrían sugerir otros problemas. Por ello, si notas algún tipo de comportamiento inusual, te aconsejamos que vengas a Clínicanimal y consultes con nuestros veterinarios especializados.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar