+34 951 562 101 info@clinicanimal.vet

El sobrepeso y la obesidad son los trastornos nutricionales más frecuentes en perros y gatos. Ambos se relacionan con graves enfermedades pero, a pesar de ello, no suele ser motivo de preocupación y tiende a subestimarse por parte de los propietarios.

En este artículo tratamos la obesidad como un serio problema que puede afectar gravemente a la salud y calidad de vida de nuestras mascotas.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), más de la mitad de los perros y gatos domésticos están obesos y tan sólo un 30% de los propietarios reconocen e identifican este problema en su mascota.

La obesidad aparece cuando hay un aumento de peso corporal superior al 20% del peso ideal. Se produce por un acúmulo excesivo de grasa, generalmente debido a la ingesta de una cantidad innecesaria de calorías frente a un gasto energético insuficiente.

En la mayoría de los casos, la obesidad es debida a la sobrealimentación que, junto a la falta de ejercicio, hacen que el animal aumente de peso.

La obesidad puede estar relacionada con diversas enfermedades, por lo que debemos considerar que un perro o gato obeso quizá padezca algun tipo de alteración endocrina como puede ser el hipotiroidismo, la diabetes o el hiperadrenocorticismo (Síndrome de Cushing).

Encontramos también enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión, secundarias a este trastorno. Los problemas articulares están estrechamente relacionadas con la obesidad; en la osteoartritis, debido al dolor articular que genera, hace que el animal se ejercite menos y, en consecuencia, gane más peso agravando el cuadro clínico.

La esterilización es un factor que puede predisponer a la obesidad tanto en machos como en hembras. Esto es debido a los cambios que se producen en el metabolismo del animal tras la extirpación de las gónadas (ovarios y testículos).

La genética del individuo es otro factor predisponente, encontramos algunas razas más propensas a la obesidad como los perros Labrador y Golden Retriever, Teckel, Carlino y los gatos de raza Maine Coon, Persa y Bosque de Noruega.

La obesidad se considera una enfermedad que provoca un estado de moderada intensidad de inflamación crónica, debido a esto el organismo envía continuamente señales de alarma en forma de mediadores proinflamatorios. El tejido graso o adiposo funciona como un elemento activo en el cuerpo, no sólo como un almacén del exceso de energía en forma de grasa. Está compuesto por adipocitos, que son las células que almacenan lípidos, y por muchas otras células como macrófagos, mastocitos o linfocitos que forman parte del sistema inmunitario jugando un papel fundamental en procesos fisiológicos, pero también de mecanismos patológicos dañinos para la salud. La obesidad deteriora la función del sistema inmune, disminuye las defensas y predispone a la aparición de neoplasias, como los lipomas (tumor graso benigno).


El hecho de que nuestros perros y gatos reciban un aporte calórico adecuado y tengan un gasto energético suficiente depende exclusivamente de nosotros desde que ellos no tienen la capacidad de servirse sus propias comidas ni de elegir su rutina de ejercicio físico diario. Por esto, es muy importante que veterinarios y propietarios trabajemos de forma conjunta.
El tratamiento de la obesidad requiere la concienciación e implicación unánime de toda la familia. Debemos evitar sobrealimentar a nuestra mascota conociendo y teniendo muy presente que sus necesidades nutricionales son proporcionales a su tamaño y varían según su edad y actividad diaria.

En Clinicanimal somos muy conscientes de los peligros que corren nuestros perros y gatos siendo obesos, sabemos que su salud es más delicada, su esperanza de vida es menor y tienen más riesgos de padecer enfermedades. Nuestro equipo veterinario está a vuestra disposición para prevenir esta indeseada situación y adaptar la dieta a las necesidades nutricionales de cada paciente.

Podemos planificar un programa de pérdida de peso individualizado para tu mascota, instaurar una dieta de adelgazamiento que mantenga la sensación de saciedad y que consiga perder grasa conservando la masa muscular. Una vez cumplido el objetivo, debemos establecer un seguimiento periódico que asegure el mantenimiento del peso ideal en nuestra mascota con el fin de que puedan disfrutar de un estado de buena salud con un peso saludable.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar