Simba es un perro de raza Chihuahua, de 6 años y medio. Vino a nuestro centro por un problema de piel y obesidad. Ambos problemas fueron resueltos de forma satisfactoria.

Hace unos días acudió a consulta debido a que perdía pis por toda la casa. Hicimos un urianálisis y sedimento de una muestra de orina, la cual, conseguimos en nuestras propias instalaciones.
Simba tenia pérdidas de orina, pero también mostraba síntomas de querer hacer pis y no podía, podía deberse a que posiblemente tenia infección de orina, obstrucción de sus vías urinarias o posiblemente ambas.
En la tira de orina, pudimos observar gran cantidad de sangre e infección en la misma.
En el sedimento (tras la centrifugación de la muestra) no pudimos observar cristales en ella, pero si gran cantidad de células.

En la Rx pudimos observar gran cantidad de urolitos en la vejiga de la orina y uretra, depositándose en la parte más caudal del hueso peneano provocando una obstrucción incompleta:

Se sonda al animal para arrastrar mediante sonda y suero fisiológico a los cálculos de nuevo a la vejiga de la orina. Una vez realizado esto y contrastado mediante Rx, se pone tratamiento antibiótico, antiinflamatorio y se les cita para cirugía, en la cual se realizará una cistotomía y así retirar todos los cálculos.

Tres días más tarde realizamos otra Radiografía de control y nos percatamos que algunos urolitos vuelven a estar depositados a lo largo de la uretra, por lo que antes de la cistotomía debemos realizar un sondaje para arrastrar los urolitos de nuevo a vejiga para poder retirarlos mediante la cistotomía.

La cirugía transcurre perfectamente, se retiran todos los urolitos de la vejiga, los cuales, deberán ser enviadas a laboratorio externo, para de esta manera saber que tipo de composición tiene y poder poner una dieta acorde para prevenir la reaparición de las mismas.

Simba continúa una semana más con tratamiento antibiótico y antiinflamatorio. En las revisiones sucesivas y hasta día de hoy, evoluciona satisfactoriamente.

De ahí, la importancia de la realización de un urianálisis de forma periódica, para detectar posibles alteraciones en la composición de la orina, como cristales antes de que estos lleguen a formar urolítos.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar