La perra es una especie que se caracteriza por tener un ciclo monoéstrico, es decir, presentan una o dos épocas de actividad ovárica durante el año, normalmente cada 6 meses, mientras que el resto del tiempo permanecen en reposo sexual.

El ciclo de la perra se divide en cuatro fases:

  • El proestro es la fase mas evidente del ciclo, donde se produce el sangrado por la vulva y la perra comienza a atraer el interés del macho, pero no acepta la monta. Esta etapa tiene una duración de unos 8-10 días y se puede observar una evidente y manifiesta inflamación de la vulva.
  • El estro es el periodo de “celo verdadero”, transcurre durante unos 6-9 días de media, aunque es variable en función de cada individuo. Esta fase se caracteriza por el cese de la descarga sanguinolenta y por la aceptación del macho por parte de la hembra. En el estro se dan los días fértiles del ciclo, gobernado por las hormonas progesterona y estradiol, se produce la ovulación y la perra puede quedar preñada si ocurre la monta.
  • El diestro sucede tras el celo cuando la perra no ha quedado gestante, en caso contrario ocurría la gestación. Es un periodo en que las hormonas estrogénicas van disminuyendo, la perra ya no acepta la monta y la vulva se va desinflamando aunque a veces puede haber una descarga vaginal de tipo mucoso, sin presencia de sangre. Ocurre durante 60-90 días y en esta fase pueden darse los embarazos psicológicos.
  • El anestro es el periodo de reposo sexual absoluto, no hay actividad ovárica y transcurre durante unos 75 días, hasta que se inicie el siguiente ciclo reproductivo.

La pseudogestación también conocida como embarazo psicológico, es un proceso que sucede por un desajuste hormonal que llega a afectar hasta a 6 de cada 10 perras que no han sido esterilizadas. Tiene su origen en una adaptación fisiológica de cuando las perras convivían en manada, donde se sincronizaban los celos como estrategia reproductiva, y las hembras que no quedaban gestantes tendían a producir leche una vez pasado el tiempo de embarazo para ayudar a amamantar a las crías de las madres de camadas numerosas.

El embarazo psicológico o pseudogestación ocurre entre los 45-60 días después del celo, y se caracteriza por la aparición de cambios físicos y comportamentales en la perra, siendo el más llamativo la producción de leche a pesar de que la perra no esté preñada.

Además de la aparición de galactorrea o descarga de leche, también podemos observar la inflamación y aumento de tamaño de las mamas y cambios de comportamiento en nuestra mascota, como que se encuentre más inquieta, que deambule por la casa e incluso pueden mostrar una actitud agresiva al intentar defender a sus supuestos cachorros. Las hembras creen que van a tener cachorros a pesar de que no estén preñadas, pueden hacer el nido como si fueran a parir e incluso llegan a adoptar juguetes u otros objetos creyendo que es su cría.

Ante la aparición de estos síntomas es necesario acudir a consulta veterinaria para detener la sucesión del proceso, que si continúa mucho tiempo puede agravar el cuadro y dar lugar a la aparición de mastitis o problemas como la agresividad, que requerirán tratamientos más largos, costosos y complejos para resolver la situación.

En la mayoría de los casos la pseudogestación o embarazo psicológico requiere tratamiento multimodal para abordar el cuadro desde sus diferentes vertientes.

Por un lado, para detener la producción de leche es necesario un tratamiento hormonal durante 4-6 días para inhibir la acción de la prolactina, que es la hormona que provoca la bajada de la leche durante la lactación de forma fisiológica y que está también presente en la pseudogestación. Además, debemos evitar que la perra se lama las mamas para detener la estimulación de las glándulas mamarias como hacen los cachorros cuando maman, y se mantenga la producción de leche. Podemos colocar un collar isabelino para evitar que se chupe.

El aumento de ejercicio físico diario ayuda a cansar y distraer a la perra y favorece la retirada de la leche. Reducir la cantidad de alimento y agua durante 24-48h ayuda también a reducir la producción de leche.

De cualquier modo, en Clinicanimal le recomendamos la esterilización como método mas eficaz y duradero para acabar con los indeseables efectos de la pseudogestación en las hembras. Si crees que tu mascota pueda estar pasando por un embarazo psicológico en Clinicanimal estamos a vuestra disposición para informaros y aconsejaros acerca de cómo resolver el problema de la manera mas cómoda y efectiva para la perra.

AUTORA: Nuria Gómez Constanzo (Clinicanimal Dos Hermanas)

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar