El golpe de calor: una urgencia médica fácil de prevenir

Con la llegada de las altas temperaturas debemos cuidar especialmente las necesidades de nuestras mascotas para combatir el calor y así prevenir que ocurran situaciones graves y urgentes para su salud, como el golpe de calor, que pueden poner en peligro su vida.

Los perros y los gatos, son muy vulnerables al estrés térmico y a padecer los efectos negativos de las temperaturas extremas ya que, como mecanismo de eliminación del exceso de calor, regulan su temperatura corporal por evaporación, la cual se produce a través de la respiración mediante del jadeo.

El golpe de calor o congestión por calor se produce cuando los animales son expuestos a ambientes cerrados, excesivamente calurosos, mal ventilados, o a la luz solar directa, y su temperatura corporal asciende por encima de los 41.5º C, siendo incapaces de disipar el calor corporal causando una hipertermia que puede desencadenar en fallo multiorgánico, coma y muerte en apenas una hora.

¡Los animales con mayor riesgo de sufrir un golpe de calor son los de gran tamaño corporal y los obesos, las razas braquicéfalas, los de mayor edad y aquellos que padecen problemas cardiorrespiratorios!

Podemos evitar esta grave situación atendiendo a los cuidados básicos que necesitan nuestras mascotas en verano, prestando especial atención a los animales de edad avanzada, con problemas cardíacos o respiratorios, los de razas braquicefálas o de hocico chato, como el Bulldog, el Bóxer o el Persa.

Los animales con obesidad y aquellos que tienen mayor tamaño corporal se ven afectados en mayor medida ya que su superficie corporal es menor en relación a su masa, por lo que el calor que pueden disipar a través de su piel es limitado.

¿Cómo identificar los síntomas del golpe de calor?

Cuando se produce el aumento de temperatura corporal en el perro o en el gato por encima de los 42º C. comienzan a observarse unos signos característicos en el animal que alertan de la gravedad del problema :

  • Las membranas mucosas están congestivas y se tornan color rojo oscuro. Podemos observarlo en la mucosa conjuntival bajo los párpados y también en la mucosa gingival donde veremos las encías oscuras, de color rojo, en lugar de rosa pálido y brillantes.
  • Aumento de las respiraciones por minuto y jadeo excesivo y acelerado. Se eleva la frecuencia respiratoria como mecanismo para disipar el exceso de calor.
  • Cuando el cuadro clínico progresa, se manifiestan signos neurológicos y los animales pasan a un estado mental de estupor pudiendo manifestar convulsiones e incluso quedar inconscientes.
  • Al superar la temperatura a la que las células del cuerpo son viables, se produce fallo multiorgánico y el animal sufre diarreas con sangre y vomitos.
  • En pocos minutos se produce un estado comatoso y la muerte del animal.

Ante la aparición de cualquiera de estos signos es de vital importancia acudir a la clínica ya que el golpe de calor es una urgencia médica de pronóstico reservado que requiere asistencia veterinaria de forma urgente.

En tanto llega la atención veterinaria, debemos intentar bajar la temperatura corporal de nuestra mascota de forma progresiva, colocándolo en un lugar fresco y ventilado.

  • Bañar al animal con agua fría pero no helada, abanicarlo o colocarlo cerca de algún ventilador o corriente de aire, para así disipar el calor por convección evitando la vasoconstricción periférica que produciría someterlo al contacto directo con hielo.
  • Darle de beber agua fresca, si se encuentra consciente, de forma pausada y en pequeñas cantidades, también podemos ofrecerle cubitos de hielo o dejar caer el agua gota a gota sobre la boca y lengua sino es capaz de tragar.
  • Cubrirlo con toallas mojadas o paños húmedos.
  • Controlar el descenso paulatino de la temperatura corporal con un termómetro, una vez llegados a los 41ºC no es necesario seguir enfriándolo, con el fin de evitar una hipotermia.

Evitar un golpe de calor es muy fácil y está en nuestra mano y sentido común.

Atendiendo a la lógica y el sentido común, junto con unas consideraciones básicas, está en nuestra mano evitar que nuestro perro o gato sufra un golpe de calor:

  • En verano debemos llevar siempre agua fresca y limpia disponible para nuestras mascotas, al viajar en coche, en los paseos y excursiones. Existen bebederos portátiles y recipientes para almacenar y transportar agua para perros y gatos.
  • Evitar salir a las horas centrales del día y por lugares soleados, intentando siempre tener al alcance algun lugar con sombra para descansar.
  • Nunca se debe dejar un animal encerrado en un coche, sin ventilación , ni al sol ni a la sombra, ni con las ventanillas entreabiertas, ya que la tempratura dentro del vehículo aumenta medio grado por minuto, haciendo que en poco tiempo la temperatura que alcanza el interior sea mortal para nuestra mascota.
  • En la playa, debemos asegurarles un lugar a la sombra para protegerse del sol, además de usar cremas o sprays protectores solares en aquellos animales de pelo corto o en los que hayan sido pelados recientemente. Es recomendable dejar dejar el pelo al menos 2-3 cm de longitud para proteger la piel de la luz de sol y evitar quemaduras.

Especialmente en verano, es muy importante prevenir las situaciones que puedan desencadenar un golpe de calor en nuestra mascota, y está en nuestra mano evitar que nuestros queridos peludos sufran un indeseable episodio que ponga en peligro su vida. El equipo veterinario de Clinicanimal se encuentra a vuestra disposición para atender todas las consultas y situaciones médicas que requieran asistencia para vuestra mascota, y también ofrecemos nuestro asesoramiento en cualquier aspecto que ayude a mejorar la salud y calidad de vida de los más vulnerables de la familia.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar