Animales esterilizados vs. no esterilizados

Muchos estudios corroboran que entre el 25-40% de los animales que visitan el veterinario padecen algún grado de obesidad. Esta condición puede ser debida a muchos factores, entre ellos, el estado reproductivo.

Cuando esterilizamos a un perro o a un gato, tanto macho como hembra, estamos eliminando las hormonas sexuales de su torrente sanguíneo. Esta disminución en hormonas sexuales induce a otras hormonas a disminuir y a otras a aumentar:

TIROIDES: Se ha visto en varios estudios, tanto en ratas como en perros y gatos, incluso en humanos, que la falta de hormonas sexuales disminuye las hormonas tiroideas, que son las encargadas del metabolismo. Esto se traduce en que los animales esterilizados necesitan menos energía para mantener el peso corporal estable.

INSULINA: La insulina, por su parte, aumenta en animales que han sido esterilizados y promueve que el cuerpo se vuelva resistente a ella. La insulina es la encargada de “abrir la puerta” a la glucosa para ser usada para crear energía. Como resultado, nuestro perro/gato no utiliza toda la glucosa que entra en su organismo y la almacena en forma de grasa.

HORMONAS DE SACIEDAD: Las hormonas encargadas de decirle al perro/gato que ya no necesita comer más se vuelven menos efectivas realizando dicha función, así que el animal come más porqué tarda más en saciarse.

Como hemos visto en otros artículos, es importante esterilizar a nuestras mascotas para evitar enfermedades futuras muy peligrosas para su salud, pero corremos el riesgo de que aumenten considerablemente de peso y, con ello, surjan otras enfermedades potencialmente peligrosas. Por eso debemos adaptar la nutrición de nuestros peludos a su nueva situación reproductiva y mantenerlos activos y ejercitados.

Un buen pienso para animales esterilizados debe poseer:

  • Proteínas de calidad.
  • Menos densidad calórica, es decir, con el mismo volumen de alimento, menos calorías. Con esto conseguimos que nuestro compañero se sacie pero sin engordar de más.
  • Menos cantidad de grasa.

Además, debemos ofrecer la cantidad necesaria en función del peso del animal conforme a las tablas que nos proporciona el fabricante.

El veterinario puede explicarnos cómo leer e interpretar el etiquetado de los piensos, así como indicarnos la cantidad que debe comer nuestro mejor amigo. Igualmente, los veterinarios nos asesorarán sobre el mejor alimento para nuestros peludos en esta nueva etapa.

 

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar