Cuando un alimento entra en el organismo del perro o del gato, puede desencadenar dos tipos de respuestas anómalas (alergia o intolerancia) produciendo síntomas como picor (técnicamente llamado prurito) generalizado o localizado (especialmente en patas, axilas, vientre y perineo) e incluso infecciones en los oídos y la piel. Además, el 10% de los perros y hasta el 30% de los gatos pueden sufrir también síntomas digestivos como vómitos, diarreas y/o flatulencias. Entre los alérgenos más frecuentes se encuentran el buey, el pollo, el trigo, la leche, el huevo, el pescado o la soja.

Estas dos respuestas, la alergia y la intolerancia, se diferencian en varios puntos:

  • En el caso de la intolerancia, no hace falta que nuestra mascota haya ingerido el alimento previamente para desencadenar los síntomas; sin embargo, para desarrollar una alergia sí es necesario.
  • La respuesta alérgica tiene un enorme componente inmunológico e inflamatorio, mientras que la intolerancia suele ser debida a causas farmacológicas, metabólicas, tóxicas o idiosincrásicas.

Si el paciente se presenta en la consulta con picores, zonas rojizas por el cuerpo y/o infecciones dérmicas, el veterinario debe realizar una serie de pruebas para comprobar si es necesario algún tratamiento antibiótico. Además, se recomienda desparasitar externamente antes de continuar con el protocolo diagnóstico.

Las pruebas de alergia que se realizan en los laboratorios no son excesivamente fiables cuando se trata de intolerancias o alergias al alimento, ya que puede existir reacciones cruzadas entre los alérgenos, lo que da lugar a resultados confusos.

Por ello, la mejor manera de diagnosticar una alergia o intolerancia alimentaria es seguir estrictamente una “dieta de eliminación”, que consiste en evitar que nuestro amigo coma aquello sospechamos que le provoca el picor o cualquier otro síntoma mencionado anteriormente.

Como no podemos saber a ciencia cierta qué alimento está desencadenando los síntomas, podemos optar por alguna de las siguientes opciones:

  • Dieta casera con una fuente de proteína que el perro o el gato no haya probado nunca (normalmente se usa conejo o caballo), también llamada proteína novel. Además, en el caso del perro, se recomienda añadir arroz o patata como fuente de carbohidratos. La desventaja de estas dietas es que, a largo plazo, pueden provocar carencias vitamínicas si no se revisan, además de que requieren mayor dedicación por parte del propietario (elegir las materias primas, ajustar las cantidades, cocinarlas, etc).
  • Alimento comercial de proteína novel. Existen varias marcas de piensos que utilizan pato, ciervo o incluso canguro como fuente de proteína extraña.
  • Alimento de prescripción hipo- o analergénico. Estos piensos usan proteínas hidrolizadas, es decir, procesadas de manera que no puedan provocar alergias o intolerancias. En el caso del pienso analergénico, este procesado es más intenso y el alimento se produce en una línea de producción exclusiva para evitar contaminaciones cruzadas.

Estas dietas, tanto en su formato seco como en su formato húmedo, deben ser el único alimento ingerido por nuestro compañero. La mejoría del prurito suele apreciarse tras tres o cuatro semanas tras el comienzo de la dieta, aunque hay animales que no responden hasta la décima o duodécima semana. Si se observan buenos resultados pasado este tiempo, se debe mantener esta alimentación para evitar que los síntomas vuelvan a surgir.

Si creéis que vuestro mejor amigo puede estar experimentando algún tipo de problema con su alimentación, no dudéis en dejaros aconsejar por nuestros veterinarios, que os asesorarán sobre el tipo de comida más apropiada según cada caso.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar