Con la llegada del embarazo todo cambia en nuestras vidas, incluyendo la de nuestras mascotas. Pero, ¿qué sucede cuando nuestra mascota es un gato?
Los gatos, junto con otros felinos, pueden transmitir al hombre y a otros mamíferos un parásito protozoario conocido con el nombre de Toxoplasma gondii. Sin embargo, la manera más habitual de contagio es a través del consumo de alimentos contaminados que no han sido lavados, congelados o cocinados adecuadamente.

¿Cómo puede contagiarse nuestro gato?

El gato adulto se contagia al ingerir carne contaminada, poco cocinada o cruda y, si además accede al exterior, cuando caza pequeñas presas infectadas.
Cuando una gata padece toxoplasmosis puede transmitir la enfermedad durante la gestación y lactación a sus gatitos.
Los gatos enfermos liberan los huevos del parásito a través de sus heces, que necesitan al menos 24 horas para tener la capacidad de infectar al humano. De forma normal, el gato libera estos huevos durante unos pocos días y posteriormente excreta muy pocos o ninguno, salvo en el caso de que tenga su sistema inmune debilitado.
Por esta razón se debe acudir al veterinario que, con la extracción de una simple muestra sanguínea, nos podrá indicar si nuestro gato es positivo o negativo a toxoplasmosis.

¿Cómo se contagian los humanos?

Debido a que muchos mamíferos funcionan de “almacenes” para este parásito, nos podemos contaminar comiendo o manipulando carne cruda o poco cocinada. Otras formas de contagio pueden ser bebiendo leche cruda de cabra, comiendo verduras frescas contaminadas no lavadas adecuadamente o ingiriendo accidentalmente el parásito debido a la manipulación de tierra contaminada con restos de heces de un gato infectado.
Acariciar o tocar al gato no transmite la enfermedad y, por ello, si limpiamos el arenero a diario, nuestro gato no debería ser un factor de mayor riesgo para contraer toxoplasmosis.

¿Qué debemos hacer?

Por un lado se debe acudir al médico, que confirmará la positividad (si ha habido contacto con la enfermedad y se han generado anticuerpos) o negatividad de la mujer gestante y, a continuación, acudiremos al veterinario, que tomará una muestra sanguínea a nuestro gato para conocer del mismo modo la positividad o negatividad de éste frente a la toxoplasmosis.
Los gatos con anticuerpos (positivos) ya han eliminando los huevos del parásito en algún momento de su vida, por lo que el riesgo de contagio es mínimo. Cuando las mujeres son positivas en anticuerpos frente a Toxoplasma gondii es que ya han estado en contacto con la enfermedad, por lo que su sistema inmunológico estaría preparado a enfrentarse a un nuevo contacto sin apenas riesgo.
Por tanto, los gatos que son negativos no eliminaron los huevos del parásito y las mujeres que son negativas no han estado en contacto con la enfermedad y, por esta razón, se deben extremar las pautas de higiene.

Según los resultados, vuestro veterinario os asesorará para establecer unas pautas de higiene correctas.
Independientemente de la positividad o negatividad a la toxoplasmosis, se consideran injustificados los abandonos por este motivo ya que las evidencias científicas demuestran que, en la actualidad, el contagio del gato a las personas con unas pautas de higiene adecuadas es altamente improbable.

¿Qué se debe hacer para evitar el contagio?

Precauciones con los gatos negativos:

  • Suministrar agua potable, de origen conocido o filtrada.
  • Administrar dieta comercial y no ofrecer carne poco cocinada o cruda sin congelar.
  • Si el gato accede al exterior evitar que cace pequeñas presas.

Pautas de higiene:

  • Cocinar la carne a altas temperaturas durante 10 minutos, o congelarla a -20oC durante 48 horas, si se van a consumir poco cocinadas.
  • Lavar las verduras adecuadamente antes de su consumo.
  • Beber agua potable, de origen conocido o filtrada.
  • Uso de guantes en la manipulación de tierra o carnes crudas.
  • Limpiar la bandeja de arena diariamente, evitando realizar esta tarea la mujer gestante. Si no es posible, se debe realizar con guantes desechables y mascarilla.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar