Son muchas las campañas que los refugios, protectoras, centros veterinarios e incluso el gobierno, pone en marcha para poner fin al abandono de animales. Lamentablemente el abandono de mascotas es muy frecuente, sobre todo en nuestro país, y desde Clinicanimal queremos darte una serie de consejos para poder disminuir este número de abandonos y ojalá, no muy lejos, poner fin al abandono de animales.

La temporalidad marca la cifra

¿Sabías que más de 286.000 perros y gatos fueron abandonados en 2020 en España? Es cierto que en 2020, debido a la pandemia y al confinamiento de las familias en sus hogares, puede haber sido un factor primordial que afecte a la reducción de la llegada de animales abandonados a los refugios. Pero esta cifra no deja de aumentar cada año y es muy triste ser uno de los países con mayor volumen de abandonos de animales.

Estamos seguros de que, con cada acción que podamos hacer, se luchará para evitar ese abandono y concienciar a las personas de que estamos frente a vidas que tienen sentimientos, y no juguetes que podemos tirar cuando nos hemos cansado de ellos.

¿Por qué se abandonan a las mascotas?

Parece una pregunta que no debería siquiera ser planteada o formulada pero la realidad es esta y podemos encontrarnos con diversos motivos por los que se abandona a un animal:

  • La mascota no se adapta a la vida diaria. Muchas personas que viven solas, buscan la compañía de un animal que les reciba cuando llegan a casa, paseen por el parque… pero su realidad va mucho más allá y finalmente pasan mucho tiempo fuera de casa por el trabajo, ocio… Y finalmente optan por el abandono del animal.
  • No toda la familia estaba de acuerdo en la adopción de la mascota. Es primordial que todos los miembros de la familia puedan decidir si están listos para adoptar una mascota ya que será responsabilidad de todos sus cuidados, educación, paseos… Si este acuerdo no se ha establecido antes de que llegue el animal a casa, puede generar conflictos entre los convivientes, lo que cree un malestar en la familia que solo ve la solución abandonando al animal.
  • Mudanzas: muchas familias viven en viviendas de alquiler y si tienen la necesidad de cambiarse de casa, pueden encontrarse con la dificultad de que en la nueva casa no se permitan animales lo que puede provocar el aumento de abandono.
  • Adoptar en vacaciones: Las vacaciones pueden ser vistas como una buena época para adoptar: disponemos de más tiempo, hay mejor temperatura para estar en la calle con nuestro perro, etc. Pero las vacaciones entendidas como viajes de vacaciones llegan y muchas familias eligen el abandono del animal en lugar de buscar hoteles o casas petfriendly donde poder estar con sus mascotas.
  • Falta de tiempo para pasar con la mascota o pasear: Con el paso del tiempo, o incluso después del verano, las familias pueden haber pasado mucho tiempo con el animal, pero al volver a la rutina y a su día a día comprueban que la mascota les lleva más tiempo del que disponían en tiempos anteriores, lo que les induce a su abandono.
  • Posible enfermedad del animal. Existe la posibilidad de que, aunque se haya adoptado a un animal sano en una protectora, refugio… el animal llegue a enfermar, lo que conlleva a una serie de cuidados veterinarios específicos los cuales debemos hacer frente con tiempo y sobre todo, económicamente.

¿Podemos hacer algo para evitar los abandonos?

Debemos ser responsables en la decisión de tener mascota o no, teniendo en cuenta por encima de todo que es un ser vivo y que formará parte de nuestra familia durante muchos años. A lo largo de toda la vida del animal pueden presentarse situaciones diversas como alguna enfermedad, necesidades y cuidados específicos, etc. lo que va a conllevar una inversión de tiempo y dedicación que debemos tener muy presente.

A través de pequeñas acciones también podemos promover la adopción para todos aquellos animales que buscan un hogar como por ejemplo:

  • Hacer voluntariado en protectoras o refugios
  • Si estás pensando en adoptar, acude a centros de adopción donde podrán aconsejarte qué mascota es la más adecuada para ti.
  • Si no puedes adoptar pero te gustaría ayudar, puedes apadrinar a algún animal que estén la protectora, les ayudarás a cuidar a este animal y a poder hacer más llevadera su estancia en la protectora hasta que encuentre un hogar.
  • Comparte casos de adopción en los medios digitales: repostea en tu perfil, comparte con tus amigos… seguro que hay una familia ideal para ese animal y nunca se sabe si puede estar en tu entorno.

Sin duda estamos frente a un problema cuya solución o erradicación parece utópica pero poco a poco y con la concienciación de la población, podremos ayudar a reducir el número de animales sin hogar poder confirmar que todo animal tiene un hogar.