Necesidades medioambientales felinas

Queremos que nuestros gatos gocen de las mejores condiciones de vida posibles, y para conseguirlo es importante que conozcamos su comportamiento y lo que necesitan en el ambiente en el que viven, para así ofrecerles un entorno felino sano.

La salud física del gato, su bienestar emocional y su comportamiento en el hogar están estrechamente ligados al nivel de comodidad y seguridad que les proporciona su entorno, por ello es fundamental saber sus necesidades medioambientales y proporcionarles un ambiente adecuado donde puedan satisfacer su comportamiento natural para así prevenir enfermedades, que de forma frecuente están directamente relacionadas con el estrés.

Éstas necesidades que permiten el bienestar óptimo del gato incluyen no sólo los elementos físicos de su entorno, sino también aspectos relativos a su comportamiento social, que determina su interacción con las personas y con otros gatos. Cubrir los requerimientos de nuestro gato ayuda a prevenir enfermedades y problemas de conducta o comportamientos indeseados, reduce sus niveles de estrés y mejora la relación con los propietarios.

Podemos facilitar la vida de nuestro gato y mejorar nuestra relación con él si atendemos sus demandas básicas considerando los siguientes aspectos:

  • Disponer de un lugar seguro para esconderse.
  • Recursos ambientales en cantidad suficiente y en diversas localizaciones: agua y comida, areneros, rascadores y zonas de juego y descanso.
  • Permitir que expresen su instinto cazador, mediante el juego.
  • Relación con los humanos de forma positiva, rutinaria y predecible.
  • Ambiente respetuoso con el sentido del olfato del gato, permitiendo el marcaje en sitios adecuados y evitando los olores desagradables.

Necesidades medioambientales felinas

El gato es un depredador que en la naturaleza acostumbra a cazar en solitario, por lo que la esencia de su comportamiento se basa en poder cazar, huir, esconderse y protegerse de forma segura. Evitan los peligros y las amenazas, ya que su supervivencia depende de ello, y se sienten mas seguros y cómodos en un territorio que les sea familiar, donde conozcan su entorno social y físico.

Según los recursos disponibles, los gatos construyen distintas estructuras sociales, pudiendo vivir en solitario o formando colonias. Cuando hay alimento en abundancia, las hembras suelen establecerse en grupos para ayudarse con la cría de los gatitos, los machos en cambio son mas territoriales y prefieren vivir solos. Los felinos se comunican entre ellos mediante señales olfativas también llamadas feromonas y señales táctiles, y se acicalan mutuamente y se frotan el uno contra el otro como muestra de afecto.

Cuando tengamos varios gatos que convivan en el mismo espacio, debemos asegurarles un acceso a los recursos disponibles en cantidad suficiente para que no supongan un motivo de estrés y confrontación entre ellos. Proporcionándoles varios comederos y bebederos en la casa y colocando varios areneros, y rascadores verticales y horizontales en diversos lugares, se reduce la competitividad por los recursos y se mejoran las relaciones entre ellos y con el resto de la familia.

Es fundamental que el gato disponga de distintos lugares de descanso y sueño, así como sitios para esconderse y se sienta seguro, y zonas de vigilancia en altura desde donde pueda controlar su territorio.

Necesidades medioambientales felinas

Para brindarles un ambiente seguro, el gato debe disponer de lugares donde pueda esconderse y sentirse protegido y libre de amenazas. Suelen preferir los sitios en altura, y podemos utilizar para ello las perchas para gatos, o colocar un cojín en un estante y habilitarlo como zona de descanso. El transportín puede convertirse en un lugar seguro donde esconderse si lo dejamos siempre accesible al gato en casa, y no sólo utilizarlo como medio de transporte, principalmente si se usa cuando visita al veterinario, ya que el gato manifiesta el estrés producido por salir de su territorio liberando feromonas que vuelven a detectar cada vez que entran en el transportín. También podemos ofrecerles cajas de cartón como un lugar de juego y vigilancia donde sentirse protegidos.

Los recursos medioambientales básicos como son el agua y la comida, el arenero, el rascador y las zonas de descanso deben estar en lugares separados y en número suficiente como para que dispongan de varias opciones en distintas localizaciones de la casa.

Para que nuestro gato se mantenga activo y equilibrado necesita ejercitarse y jugar, de forma que pueda imitar sus hábitos de caza y alimentación, y así también construiremos una relación sana con ellos. Podemos usar juguetes a los que podamos meter comida dentro, para así estimular su instinto depredador, o del tipo cañas de pescar, con plumas o algún juguete colgando de su extremo e imitar los movimientos de una presa en el aire o corriendo por el suelo. Debemos evitar siempre los juegos de contacto directo con las manos o los pies, ya que pueden relacionar el juego con los ataques y desarrollar agresividad hacia nosotros. Darles juguetes grandes y blandos a los que el gato pueda abrazar, morder y clavar las uñas, es una buena manera de redirigir ese comportamiento natural y mantener el juego con las personas a distancia.

Necesidades medioambientales felinas

La relación con nuestros gatos debe ser estable y regular para que los contactos sean positivos y fortalezcan nuestra unión con ellos. Cada gato tiene una tolerancia diferente a las caricias, a que lo cojan y lo manipulen, pero en general prefieren interacciones con los humanos frecuentes aunque de breve duración. Las zonas mas placenteras para ellos al ser acaricidas son la cabeza y el cuello, así como la barbilla y el área dorsolumbar cerca de la base de la cola. Por el contrario, no les gusta que les toquen las patas, ni el vientre o la cola. De cualquier manera debe ser el gato el que elija los momentos de contacto con las personas, no es bueno forzarlos a que interactúen con nosotros sino dejar que ellos inicien y finalicen el encuentro cuando deseen. Cuando el gato recibe nuestra compañía y afecto de forma positiva se muestran relajados y expresan su aceptación de formas diversas: emiten maullidos de llamada, ronronean, nos buscan para colocarse cerca o en contacto físico con nosotros, se frotan y presionan con su cabeza y cara sobre nuestro cuerpo para dejarnos su olor, a veces pestañean lentamente y otras ruedan sobre sí mismos y luego se quedan tumbados boca arriba.

En Clinicanimal queremos lo mejor para nuestros gatos y sabemos que su bienestar reside en que les proporcionemos los elementos necesarios para satisfacer sus necesidades ambientales así como que respetemos y entendamos su comportamiento natural. Así se construye una relación fuerte y positiva entre los felinos y sus familias humanas, y conseguimos que los gatos vivan mas sanos y felices por más tiempo.

Necesidades medioambientales felinas

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar