Mascota del mes: Lilo

Hoy os presentamos a Lilo, una Jack Russell de 3 meses que acude a nuestro consultorio desde que tenía pocas semanas de edad.

En su primera visita detectamos la presencia de algunos parásitos así que, antes de empezar con las pautas vacunales, la desparasitamos. Antes de vacunar hay que asegurarse que el animal se encuentra en un óptimo estado de salud y con un sistema inmunológico maduro, por tanto, desparasitarlo es fundamental. De hecho, si el cachorro está demasiado parasitado se encontrará inmunodeprimido y la falta de defensas puede hacer que no se generen anticuerpos. Por consecuencia la vacuna no consigue inmunizarlo y queda desprotegido. Aunque un cachorro al nacer en principio está inmunizado debido a los anticuerpos contenidos en la leche materna, esa protección va desapareciendo y por tanto se hace imprescindible, en primer lugar, desparasitarlo para garantizar unas defensas fuertes y, en segundo lugar, seguir un correcto calendario de vacunación.

Las vacunas son un tratamiento preventivo, de protección ante algunas enfermedades infecciosas que afectan a los perros. La primera vacuna de Lilo fue la de moquillo y parvovirus canino.

El moquillo canino es una enfermedad multisistémica que afecta principalmente a los pulmones, intestino y cerebro, muy contagiosa y mortal en la mayoría de las ocasiones.

El parvovirus es una enfermedad vírica que afecta al intestino y a los glóbulos blancos y que provoca un cuadro de vómitos y diarrea que puede poner en riesgo la vida del perro en pocos días si no se trata a tiempo.

En la siguiente visita de control Lilo seguía creciendo y disfrutando de su familia y, como en consulta su atención era únicamente para las chuches, ni se dio cuenta de su segundo pinchazo: lo que la iba a proteger también contra la hepatitis, parainfluenza y leptospira.

La hepatitis vírica canina provoca síntomas que no son característicos de esta enfermedad como decaimiento, falta de apetito, fiebre, conjuntivitis, temblores, convulsiones, vómitos, diarreas.  La única manera de prevenir esta enfermedad es con la vacunación.

El virus de la parainfluenza es uno de los microrganismos que pueden causar la tos de las perreras. Se trata de una traqueobronquitis que se transmite a través de las partículas que expulsa un perro enfermo al toser y es una enfermedad altamente contagiosa que puede afectar a canes de diferentes edades dando origen a episodios de tos seca y persistente.

La leptospirosis es una enfermedad infecciosa producida por microorganismos del género Leptospira, que pueden vivir en agua contaminadas por la orina de los animales o las personas infectadas. Los animales con esta enfermedad presentan apatía, fiebre, debilidad, vómitos, alteraciones renales y hepáticas, además de problemas gastrointestinales.  La vacunación frente a esta enfermedad es muy importante ya que es una zoonosis.

Las vacunas para perros pueden ser obligatorias u opcionales, aunque esto puede variar en función de la localización geográfica. Entre las vacunas obligatorias en España encontramos la de la rabia, imprescindible si queremos viajar con nuestro perro. En nuestro país la obligatoriedad de la vacuna es establecida por las Comunidades Autónomas, que establecen también el intervalo obligatorio de la vacunación, que varía entre uno y dos años.

Lilo recibirá la vacuna contra la rabia en las próximas semanas, mientras tanto seguimos con los refuerzos de las anteriores vacunas y ya hemos aplicado el microchip y realizado su pasaporte, ya que para poder vacunar a un perro de rabia tiene que estar identificado con chip y pasaporte.

Es muy importante respetar las pautas vacunales que nos indique nuestro veterinario. En el caso de la rabia, por ejemplo, no es efectivo vacunar perros de edad inferior a las 12 semanas, ya que los anticuerpos maternos van a contrastar el efecto de la vacuna.

Es importante que sigas el ejemplo de Lilo y su familia y vacunes a tu perro, recuerda que el control de muchas enfermedades infecciosas solo se logra gracias al uso de las vacunas. Consulta con nuestros veterinarios para que puedan aconsejarte el mejor plan de vacunación para tu cachorro.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar