Estamos en plena época estival y es posible que, por una u otra razón, planeemos nuestro viaje de vacaciones y se nos plantee el problema de con quién dejar, en buenas manos y con toda la tranquilidad del mundo, a nuestra mascota. Un problema que no resulta sencillo, porque además cada animal requiere un determinado tipo de atención. Sea como fuere, requeriremos tener que dejarlos en algún lugar porque no pueden quedarse solos en casa. De ahí que tengamos que plantearnos distintas alternativas.

En casa dejando las llaves a alguien de confianza

Hay una excepción: que nos vayamos por un periodo relativamente corto. En este caso, una opción sería dejar a nuestra mascota en casa porque contamos con la tranquilidad de que podrá ser atendida por un familiar o amigo de confianza a quien le dejamos las llaves de nuestra casa para que acuda regularmente. Debería acudir mínimo 3 veces al día, por periodos cercanos a 1-2 horas cada vez, sobre todo en el caso de los perros. Importante que esa persona sea conocida para el animal, al menos en unos días previos, porque puede haber problemas de defensa del territorio, sobre todo en perros.

Dejarla en casa de alguien de confianza

Si, aún siendo poco tiempo el que nos ausentamos, no queremos dejarla sola, tenemos la opción de que pueda estar en casa de esa persona, amigo o familiar de confianza de la que hablábamos. La llevamos con todos sus equipamientos y necesidades, tipo comederos, cama, juguetes, etc. para tener la tranquilidad de que casi casi estará como en nuestra propia casa. Aquí es importante que nuestro animal conozca previamente a la persona de confianza con la que le vamos a dejar, porque se sentirá mucho más cómodo. Dejaremos además una lista con las necesidades que deben cumplir, así como datos sobre su estado de salud, si toma algún tipo de medicación y el número de teléfono del veterinario al que solamos llevarlo.

Cuidador especializado

Si vas a irte durante, por ejemplo, una semana o más días, lo más aconsejable es dejar a tu perro con una persona experta y que esté dedicada a su cuidado. En este sentido, existen multitud de espacios como casas de personas que ponen a su disposición para el cuidado.

También hay aplicaciones donde encontrar cuidadores de perros. En ellas, podrás seleccionar el cuidador cuyo perfil y espacio se adapte mejor a lo que buscas para tu animal.

Residencia o guardería canina

Si buscas que tu perro tenga la mejor atención posible, lo más recomendable es dejarlo en las manos de profesionales. Existen multitud de residencias caninas o guarderías donde dejar a tu perro.

Allí no solo lo alimentarán, le darán también un espacio donde jugar y relacionarse con otros perros.
En este caso es recomendable llevarlo unos días antes para que se vaya adaptando de manera progresiva al espacio, y que así pueda familiarizarse con el lugar y las personas que le acompañarán, así como habituarse a nuevos olores y sonidos.

En el veterinario

Quizá como última opción podríamos plantearnos la posibilidad de que algunos veterinarios ofrecen hacerse cargo de las mascotas durante unos días. Aquí lo fundamental es ser conscientes de que en una clínica veterinaria estarán constantemente rodeados de olores y ruidos procedentes de otros animales con los que, probablemente, no puedan interactuar, lo que puede causarles estrés. Por ello la referimos como opción en último extremo.

Recuerda, lo más importante es que nos podamos sentir plenamente seguros, mientras disfrutamos de nuestros días de descanso, de que nuestra mascota va a ser atendida de la mejor manera posible. Nosotros nos merecemos esa tranquilidad y ellos merecen como alternativa esa comodidad.