Con motivo del reciente Día Internacional del Gato (8 de agosto) y que desde 2002 se celebra en todo el mundo homenajeando la relación milenaria de convivencia y amistad entre el ser humano y el gato, traemos información útil para cualquier persona que conviva o quiera convivir con ellos.

En Clinicanimal adoramos a nuestros gatos y los cuidamos para que nos acompañen el mayor tiempo posible sanos y felices. Sabemos lo especiales que son y conocemos sus necesidades. Además, sabemos que con la atención y prevención adecuada pueden llegar a alcanzar hasta los 20 años de vida.

Destacamos brevemente algunos de los problemas más comunes que padecen los gatos de edad avanzada, cómo podéis identificarlos y qué podemos hacer para ayudarles.

  • Hipertiroidismo: patología producida por un exceso de secreción de hormonas tiroideas. Es una enfermedad que puede manifestarse de forma variable. Si un gato padece hipertiroidismo podemos encontrarlo muy nervioso y comiendo más de lo habitual ya que su apetito aumenta considerablemente a pesar de que puedan estar perdiendo peso. Notaremos que beben y orinan más de lo normal (polidipsia y poliuria) y pueden presentar un pelaje en mal estado por descuido del acicalado. Otros, en cambio, dejan de comer (anorexia) mostrándose decaídos y apáticos por problemas derivados de la enfermedad.
    Con una prueba sencilla y rápida, como la analítica sanguínea, podemos confirmar que los síntomas de tu gato sean debidos al exceso de hormona tiroidea o descartarla.
  • Cardiomiopatía hipertrófica felina es una patología del músculo cardiaco que se da, con mayor frecuencia, en machos de entre 4 y 8 años, con especial presencia entre razas tan familiares como el Común Europeo, Siamés o Persa. Debemos hacer revisiones periódicas a nuestros gatos ya que, a menudo, esta enfermedad pasa desapercibida al no mostrar signos clínicos evidentes en sus primeras fases. Los signos más comunes en los gatos suelen ser: mostrarse apáticos, pierden apetito o dejan de comer, pueden surgir problemas respiratorios como disnea o taquipnea, que se evidencian por una respiración rápida e irregular.
  • Enfermedad renal: debido al origen desértico de nuestro amigo felino y su predisposición a consumir poca cantidad de agua, las alteraciones del aparato renal y urinario se dan significativamente en esta especie, constituyendo un motivo de consulta bastante habitual. En Clinicanimal atendemos a muchos gatos mayores con patología renal. La enfermedad renal deriva en la incapacidad del riñón para filtrar y depurar la sangre perdiendo la capacidad de concentrar en la orina sus productos de desecho de forma adecuada. En los pacientes afectados observamos un aumento de la sed (polidipsia) y de la cantidad de micción (poliuria). En casos graves presentan disminución o ausencia de la producción de orina (oliguria o anuria) acompañada de cambios en el color y densidad urinaria. En las pruebas analíticas encontramos aumentados los niveles de urea y creatinina en sangre, los cuales nos informan de la disfunción del riñón. Un estudio de las características de la orina dará más información de la enfermedad.

¿Qué podemos hacer?

Todo el equipo de Clinicanimal estamos preparados para detectar cualquier enfermedad que afecte a nuestros pacientes felinos, pero dada la similitud de los síntomas con que se manifiestan dolencias tan diferentes y aunque a menudo relacionadas, necesitamos realizar pruebas diagnósticas básicas y clave para conocer su estado de salud, establecer un diagnóstico y poder planificar el tratamiento médico más adecuado a cada caso.

En consulta, mediante el examen físico del paciente, obtenemos datos relevantes acerca del funcionamiento del sistema cardiovascular, la función respiratoria, la temperatura, la condición corporal, posibles signos de dolor y una valoración general de su estado de salud.

Un análisis sanguíneo completo que incluya hemograma (estudio de las células sanguíneas, hematíes o glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos y trombocitos o plaquetas) y bioquímica (estudio de las sustancias químicas disueltas en el plasma sanguíneo, producto del metabolismo de los órganos o enzimas liberadas que nos indican su correcto funcionamiento) es una prueba fundamental para conocer la calidad de la función renal, hepática, pancreática asó como la presencia de anemia, coagulopatías o identificar estados de infección y/o inflamación.

El urianálisis (el estudio de la orina), así como el sedimento urinario, son necesario para valorar el funcionamiento renal y posibles enfermedades de todo el tracto urinario. De esta manera podemos conocer más acerca del funcionamiento del riñón, la presencia o no de cristales, bacterias o células inflamatorias de todo el tracto urinario.

Con un estudio radiológico, realizando al menos dos radiografías en proyecciones perpendiculares, podremos identificar multitud de problemas y realizar diagnósticos diferenciales entre patologías que cursan con resultados analíticos similares. Podremos conocer alteraciones óseas (presentes en la osteoartrosis), presencia de cálculos urinarios en vejiga, uretra, uréteres e incluso riñones, así como el tamaño del corazón y de sus vasos principales. Podremos estudiar el estado de salud de los pulmones (patrones pulmonares) y obtener información muy valiosa de cara a la prevención y el tratamiento.

La medición de la presión arterial es imprescindible en el diagnóstico de muchas patologías que, a menudo, se relacionan o tienen una expresión clínica similar. Son varias las enfermedades que afectan al gato y cursan con la alteración, sobre todo aumento, de la presión arterial.
La hipertensión es un signo clínico frecuente, aunque a menudo silencioso, en gatos de edad avanzada. Suele aparecer en gatos hipertiroideos, cardiópatas o con enfermedad renal afectando a órganos de vital importancia como el cerebro, el corazón, los ojos o los riñones.

Hacemos el equipo perfecto

Ahora ya tienes información para identificar graves problemas de salud que afectan al gato y nosotros tenemos las claves para ayudaros a prevenir y diagnosticar a tiempo cualquier enfermedad. Un diagnóstico precoz constituye la mejor oportunidad para preservar la salud de tu mascota e influye de manera determinante en el pronóstico de la enfermedad, mejorando el éxito de recuperación y la esperanza de vida.

Desde Clinicanimal te animamos a observar a tus gatos, mimarlos y conocerlos. Nosotros seguimos trabajando para ofrecer las mejores herramientas en diagnóstico y tratamiento con el fin de que puedas seguir disfrutando de ellos por mucho tiempo.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar