Todos sabemos lo básico que resulta una buena y acertada salud bucodental para nuestras mascotas. Para su bienestar y calidad de vida, y para nuestra tranquilidad tanto emocional como también sanitaria , ya que la elevada presencia de bacterias en la boca de nuestro animal también puede provocar enfermedades de carácter gastrointestinal en nuestra familia, pudiendo transmitir determinadas bacterias mediante su saliva a través de un simple lametazo.

Seguir una serie de recomendaciones básicas, además de asistir regularmente al veterinario, resulta fundamental para evitar que infecciones por el mal estado de la cavidad oral puedan provocar la acumulación de esas bacterias que pueden afectar a órganos básicos como corazón o riñones de nuestro animal. Las visitas al veterinario son clave para mantener la boca de nuestra mascota siempre sana, fuerte y libre de enfermedades bucodentales.

Además, hay que tener en cuenta que cada animal precisa de sus indicaciones y que no todos son iguales. Por ejemplo, en perros de raza pequeña, como un yorkshire o un caniche, es mayor la propensión a problemas relacionados con los dientes, por lo que es importante acostumbrarlos desde muy temprana edad a que les manipule la boca para llevar a cabo su higiene.

Por el contrario, a diferencia de los perros, los gatos suelen tener problemas secundarios a infecciones víricas, por lo que la recomendación está relacionada con la vacunación y las revisiones al veterinario rutinarias.

El signo más obvio de enfermedad dental es cuando nuestra mascota pierde uno o más dientes. Otras pistas están relacionadas con el mal aliento (halitosis), dientes rotos o flojos, dientes con manchas amarillas o cubiertos de placa, masticación o babeo anormales, encías sangrantes o falta de interés en los juguetes.

Algunas recomendaciones esenciales

  • Cuidados preventivos: por ejemplo, con productos específicos como pastas dentales y antisépticos, que prevengan la futura acumulación de bacterias en la placa dental. El uso es sencillo con productos en el mercado con sabores agradables para su uso de forma periódica.
  • También se dispone de antisépticos y pastas de dientes sin enjuagado específicas para perros y gatos, por ejemplo, con sabor a carne. Esto permite que su uso sea fácil y cómodo. Y existen diversos antisépticos con gran variedad de prestaciones para su cómodo uso en animales de más difícil manipulación.
  • El mantenimiento diario y semanal de la salud bucodental debe de realizarse en el hogar. Es frecuente que los animales, sobre todo los de edad avanzada y los que no reciben tratamiento preventivo en casa, necesitan exploración y profilaxis dental bajo sedación. En ese caso es necesario que se realice en la clínica veterinaria y por personal especializado.
  • Los juguetes son otro producto que debemos controlar con cuidado, para evitar los que no sean flexibles, ya que aumentan el riesgo de rotura o fractura de dientes.
  • Revisión anual del veterinario: se recomienda un control anual a nuestras mascotas, en el cual se realiza una revisión sanitaria y se comprueba el estado de la boca y la dentadura. Aunque a medida que se hacen mayores, las revisiones deben de ser más periódicas.

Aprovecha hasta al 31 de agosto la campaña de limpieza dental