El pasado mes de febrero el Consejo de Ministros aprobó el anteproyecto de la futura Ley de Protección, Derechos y Bienestar de los Animales de España que impulsa el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, y que presumiblemente entrará en vigor a finales de este año.

El anteproyecto contiene disposiciones novedosas en torno a la protección de la fauna, especialmente las mascotas, que equiparan a España con otros países europeos.

El objetivo del Gobierno es que haya «abandono, maltrato y sacrificio cero» de los animales de compañía. La ley, además, contiene otras muchas medidas que, según el Ministerio de Derechos Sociales, supondrán un «antes y un después» en la protección de los animales que conviven con los humanos.

Algunas de las claves del borrador, a falta de que sea finalmente aprobado por Las Cortes, son las siguientes:

  • Las mascotas no podrán vivir en terrazas o patios

    Es decir, los propietarios deberán mantenerlos “integrados en el núcleo familiar, en buen estado de limpieza e higiene”. Por lo que se prohíbe dejarlos en terrazas, patios o sótanos, ni en vehículos cerrados o atados a las puertas de un establecimiento sin supervisión. Tampoco podrán deambular por espacios públicos sin alguien que los vigile. Y los animales que, por razones de bienestar, tamaño o características, no puedan convivir en el núcleo familiar, deberán disponer de un alojamiento adecuado.

  • Cero sacrificio

    La ley prohíbe el sacrificio de animales de compañía, solo siendo autorizado por razones sanitarias o eutanásicas. Algunas comunidades como Catalunya o Madrid ya tienen leyes que impiden el sacrificio, pero el Gobierno quiere homogeneizar la situación y prohibir la práctica en todo el país.

  • Prohibido criar y vender en tiendas

    La ley apuesta también por el “abandono cero”, para lo cual se incorporan medidas como la identificación obligatoria de las mascotas, sanciones a quienes abandonen o límites para la cría. Esto quiere decir que ningún particular podrá criar sus propias mascotas. La cría y venta sólo podrá realizarse por profesionales registrados, lo que implica que dejarán de venderse mascotas en tiendas. De igual manera, se prohibirá su exhibición y exposición al público con fines comerciales, excluidos los peces.

  • Prohibido tener animales silvestres

    El texto también prohíbe la tenencia de animales de especies protegidas por normas internacionales de aplicación en España, estatales o autonómicas, así como la tenencia de animales silvestres en domicilios particulares, o en recintos no debidamente cercados o adaptados a la naturaleza del animal.

  • Fin a los perros peligrosos

    El borrador considera «animales potencialmente peligrosos» todos los que, tengan capacidad de causar la muerte o lesiones a las personas o a otros animales. Y sobre los perros se pone fin al listado de perros peligrosos en función de su raza y se especifica que «sólo serán calificados como potencialmente peligrosos previa realización de un estudio de sociabilidad individualizado que se establecerá reglamentariamente”.

  • Curso formativo y recogida de excrementos

    Todos los dueños de los perros deberán superar un curso formativo, “con el objetivo de facilitar una correcta tenencia responsable”. La ley establece también que un animal de compañía no podrá estar solo tres días consecutivos y, en el caso de los perros, el plazo no podrá ser superior a 24 horas. De igual forma, se insta a «evitar que los animales depositen sus excrementos y orines en lugares de paso habitual de otras personas, como fachadas, puertas o entradas a establecimientos”, procediendo en todo caso a la retirada o limpieza de aquéllos con productos biodegradables.

  • Circos sin animales salvajes

    Se prohíben los circos con animales salvajes, así como las peleas y riñas de animales. También se impide usar pinchos, collares y otros similares que ahorquen a los animales o aparatos eléctricos que les causen sufrimiento. Además, para evitar el sufrimiento animal en ferias, cabalgatas o procesiones, los animales no podrán estar inmovilizados.

  • Registro y colonias felinas

    Se crea un Sistema Estatal de Registros para la Protección Animal, que estará integrado por el Registro de Entidades de Protección Animal; el Registro de Profesionales de Comportamiento Animal; el Registro de Animales de Compañía; el Registro de Núcleos Zoológicos de Animales de Compañía y el Registro de Criadores.
    Asimismo, establece especial protección para las colonias de felinos, que se gestionarán mediante el método CER de captura, esterilización y retorno.

Un texto no sin polémicas y controversia

En definitiva, la nueva reglamentación incluye que los perros de caza y los que se dedican al pastoreo y la ganadería sean tratados de la misma manera como si fueran domésticos, por lo que sus dueños tendrán que registrarse como criadores, también en el caso de querer cruzarlos.

Contra este anteproyecto se ha creado una comisión de Federaciones Deportivas de Deportes con Animales dentro de la Asociación del Deporte Español porque muchas federaciones deportivas verían peligrar su actividad, como la propia RFEC, la Federación Española de Pesca y Casting, la Federación Española Galgos, la Real Federación Hípica Española, la Real Federación Española de Tiro a Vuelo, la Real Federación Española de Colombicultura, la Real Federación Colombófila Española o la Federación Española de Actividades Subacuáticas, y cuenta con el apoyo del Comité Olímpico Español (COE).

El proyecto de Ley también es rechazado por el Colegio de Veterinarios, que denuncia haber sido excluidos del proyecto y consideran una «aberración» la castración obligatoria a los animales, además de denunciar el «sesgo animalista» de la ley. También ponen en valor el papel fundamental que tienen las clínicas veterinarias » como primer escalón entre la sociedad y las autoridades para difundir los derechos de los animales y detectar posibles infracciones a la normativa que los protege». Una labor que no se ha tenido en cuenta en el texto del anteproyecto.

La normativa también cuenta con el rechazo de la Asociación ibérica de Zoos y Acuarios, la Asociación Nacional de la Doma Vaquera, la Asociación del Sector del Animal de Compañía, Circos Reunidos o la Asociación Española de la Industria y el Comercio del Sector del Animal de Compañía, entre otros.