Ya queda menos para finalizar el verano y muchos ya han regresado de sus vacaciones. Puede que hayas decidido viajar con tu mascota o dejarla con un cuidador/a, en cualquier caso, el animal ha cambiado temporalmente su hábitat y debe acostumbrarse de nuevo a su rutina, por ello en este post te damos algunos consejos para evitar complicaciones.

-Retomar gradualmente las rutinas

La alimentación y la actividad física son dos cosas que pueden sufrir alteraciones en épocas estivales.

La actividad física aumenta en vacaciones ya que pasamos más tiempo con nuestra mascota y el buen tiempo fomenta que lo hagamos más al aire libre. Además, hay cambios en los horarios o aumento en la ingesta de comida. Por ello al volver de vacaciones las mascotas van a necesitar retomar gradualmente sus rutinas diarias.

-Prestar atención a los posibles cambios en el estado de ánimo del animal, ya que al volver a su rutina va a empezar a pasar más horas solo de nuevo y si esto no se vigila se puede convertir en un caso de ansiedad por separación. Este problema tratado con profesionales suele tener buenos resultados, aunque requiere tiempo y el animal puede tener recaídas. Los gatos son especialmente propensos a padecer estos problemas. Si al llegar del trabajo los primeros días después de regresar de vacaciones encuentras: orina dentro de casa, objetos rotos o un vecino te informa de que el animal ha estado ladrando, te recomendamos hacer una visita al veterinario para que pueda revisar en una primera estancia su estado de salud y en caso de que su salud sea la correcta, comprobar qué puede estar afectando a su actitud.

-Dar especial importancia a la higiene, ya sea porque nuestra mascota nos ha acompañado o porque la hemos dejado con un nuevo cuidador, su hábitat ha cambiado durante un periodo de tiempo. Por lo tanto, al regresar a su hogar habrá que tener especial cuidado con la higiene tanto del animal como de sus juguetes o accesorios, para evitar posibles patologías producidas por alergias, parásitos o infecciones.

Entre estos cuidados encontramos: baño, cepillado de dientes y pelo, limpieza de oídos y corte de uñas, etc.

Desparasitación, con el buen tiempo y más si estamos de vacaciones, es normal que nuestra mascota pase más tiempo fuera de casa. Lo que conlleva que este más expuesto al ataque de los parásitos. Por ello con la vuelta a la rutina sería recomendable hacer una visita al veterinario para que lo revise y si es necesario desparasite externa e internamente.

-Leishmaniosis, es importante tener en cuenta que en los meses cálidos el mosquito transmisor de esta enfermedad tiene uno de sus picos máximos de actividad. A modo preventivo se aconseja la utilización de repelentes de este mosquito sobre el perro y posteriormente un test de Leishmania en los meses posteriores para comprobar que es negativo.

Es recomendable realizar una revisión completa con análisis de orina y sangre una vez al año en tu veterinario de confianza, sobre todo en animales de avanzada edad o que padezcan patologías crónicas. Y la vuelta de vacaciones puede ser el momento idóneo para llevarla a cabo.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar