Mascota del mes: Ori

Este mes de diciembre queremos presentaros a Ori y José Luis, dos buenos amigos que viven en un pueblecito cercano a Pamplona. Son inseparables y se hacen mucha compañía.

Desde hace casi dos años, son fieles clientes de Clinicanimal Pamplona. Vienen a por comida para Ori, se pasan por la peluquería para mantener bonito el pelo de este Cotton de Tulear y acuden sin falta a todas sus revisiones. Jose Luis aparece siempre con su característica sonrisa y muchas veces nos trae rosas de su jardín o nueces de su nogal. Poco a poco se han ido haciendo un hueco en el corazón de todos nuestros compañeros.

Ori tiene dos años y es un perrito muy bueno. Hace un mes, durante su sesión de peluquería, observamos algunas zonas alopécicas en sus codos y alrededor del ano y la cola, así como lesiones en las almohadillas y en las puntas de las orejas, por lo que recomendamos realizar un test de leishmaniosis para descartar… con tan mala suerte, que resultó ser positivo.

Para José Luis, esto fue un gran golpe, ya que adora a Ori y no conocía demasiado acerca de la leishmaniosis, aunque creía recordar que era una enfermedad muy grave en los perros e incluso mortal.
Hablamos con él para tranquilizarlo, explicándole que hoy en día el tratamiento de la enfermedad está muy avanzado y que haríamos todo lo posible para que saliese adelante.

Tras esta conversación, nos citamos al día siguiente para sacar sangre y a Ori y mandarla al laboratorio junto con una muestra de orina, con el fin de conocer el estado real de su organismo y la afectación de sus órganos internos, de modo que pudiésemos establecer un buen protocolo de tratamiento y un pronóstico con datos objetivos. Con estas muestras, además, obtendríamos información sobre el nivel de infección, lo cual nos permitirá realizar un seguimiento exhaustivo de la evolución de la enfermedad.

Tras recibir los resultados, observamos que Ori presentaba un nivel de anticuerpos que lo catalogaba como “positivo alto”, además de algunas alteraciones en su analítica compatibles con un cuadro típico de leishmaniosis. Con todos estos datos, además de los signos clínicos que presentaba y siguiendo las guías de referencia actuales, catalogamos a Ori en un “Estadio II” o “enfermedad moderada” y comenzamos con su tratamiento.

Se le prescribió un tratamiento que consta de un fármaco inyectable una vez al día durante un mínimo de 4 semanas y otras medicaciones orales, además de recomendar sesiones de ozonoterapia y un cambio en la dieta.
Actualmente, Ori es un perro joven, fuerte y bien cuidado, que no muestra más síntomas que las lesiones en la piel, por lo que el pronóstico es aparentemente bueno y así se lo hemos transmitido a su propietario.

José Luis, que se involucró muchísimo desde el principio, ha estado acudiendo día a día a la consulta para aprender a inyectar la medicación a Ori, y a día de hoy se apaña perfectamente solo. Por su parte, Ori está tolerando muy bien el tratamiento, su piel y sus orejas están mucho mejor y en unas semanas realizaremos la analítica de control para comprobar si los niveles de infección se han reducido.

Hoy por hoy, estamos muy esperanzados y contentos, ya que Ori se muestra vital, alegre y lleno de energía, y José Luis sigue visitándonos cada día con su inconfundible sonrisa.

Con casos como este, debemos concienciarnos de que la Leishmania está ahí, no importa si vivimos en el norte o en el sur del país, ya que siempre existe un riesgo.

Este parásito se transmite por la picadura de un insecto parecido a un mosquito, “el flebotomo”, y es fundamental tomar medidas para prevenir que nuestra mascota padezca esta enfermedad mediante el uso de pipetas y/o collares que se pueden combinar, además, con las vacunas existentes en el mercado. Como ningún método protege al 100%, lo ideal es utilizar siempre más de uno.

Además de esto, es aconsejable realizar un sencillo test anual que, en pocos minutos, nos indicará si nuestro amigo está o no afectado por este parásito. La detección temprana (cuando nuestro perro todavía no presenta síntomas), es fundamental para un buen pronóstico.

Ellos nos dan, de manera incondicional, todo su amor, cariño y compañía. Nosotros, como propietarios responsables, siguiendo el gran ejemplo de José Luis, tenemos el compromiso de velar por su salud.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar