Atari es una gatita esterilizada de 1 año y 9 meses, muy simpática y cariñosa. Su propietario, Sergi, acudió muy preocupado a nuestra consulta porque hacía una semana que Atari se rascaba mucho las orejas y le habían salido unas costras muy feas en los pabellones auriculares.

En Clinicanimal Granollers, comenzamos a realizar pruebas de la piel: primeramente, procedimos con un raspado y una citología de las lesiones con costra para descartar una infección y/o parásitos, además de una una citología del interior del oído en busca de una posible otitis. Así, detectamos una otitis por Malassezia(un hongo que vive en la piel y sobrecrece cuando hay inflamación o humedad), pero además, en la citología de las costras encontramos algo sorprendente: no había bacterias, pero sí unas células denominadas “acantolíticas”, muy redondeadas y con un núcleo prominente. Estas células proceden de la piel, pero no han sufrido un desprendimiento normal, sino que “algo” lo ha provocado… y enseguida nos saltaron todas las alarmas, ya que encontrar estas células suele ser muy sugestivo de una enfermedad autoinmune llamada “PÉNFIGO FOLIÁCEO”.

El pénfigo foliáceo es un trastorno ampolloso autoinmune de la piel, es decir, que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a ciertas células del organismo, en este caso a la unión de las células dérmicas, haciendo que éstas se desprendan antes de tiempo.  Este desprendimiento anticipado provoca pústulas que, cuando se rompen, forman costras como las que vemos en las orejas de Atari.

Una vez diagnosticado el trastorno, Atari empezó un tratamiento con medicación inmunosupresora, de modo que a las pocas semanas ya no tenía picores y el aspecto de la piel volvía a ser casi normal, por lo que solamente nos quedaba esperar a que el pelo volviese a crecer.

Al ser un problema autoinmune, no tiene una cura permanente: se puede bajar la dosis de inmunosupresores hasta la mínima efectiva, pero siempre siendo conscientes de que puede volver a aparecer.

Atari necesitará revisiones periódicas y nuestro equipo seguirá pendiente de su salud y bienestar junto con Sergi, que es un propietario muy implicado y atento.

Si continúas navegando, aceptas nuestras cookies y las de terceros, no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Puedes acceder a información adicional en nuestra Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar